Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTOS DE MINORÍAS ÉTNICAS

Yeltsin y Kravchuk protagonizan hoy la crucial cumbre ruso-ucrania

"El entendimiento entre Rusia y Ucrania es de vital importancia. Estamos ante una situación histórica nueva, que exige crear nuevas relaciones entre ambos Estados; de ahí la importancia que adquiere la cumbre entre Yeltsin y Kravchuk", ha declarado a EL PAÍS Yuri Dubinin, actual embajador de Rusia ante Ucrania, quien antes estuvo al frente de las embajadas de Madrid, Washington y París.

Los presidentes de Rusia y Ucrania se reúnen hoy en la ciudad. rusa de Dagomís, en lo que, según Dubinin, puede ser el inicio de una nueva etapa de relacíones entre los dos grandes países de la antigua Unión Soviética. Precisamente ayer, con relacíón al conflicto desatado en Moldavia, república fronteriza con Ucrania, Leonid Kravchuk declaró que apoyará el derecho de la minoría rusohablante del Transdníester a elegir su futuro.

MÁS INFORMACIÓN

Dubinin fue escogido por el presidente Yeltsin el pasado mes de febrero para representar los intereses de la nueva Rusia y dirigir las espinosas negociaciones con Ucrania sobre el futuro de la Flota del Mar Negro y de la península de Crimea. "Rusia y Ucrania tienen una historia común", dice Dubinin. "Una cumbre no puede solucionar todos los problemas, pero estoy seguro de que significará un gran paso adelante en la formalización de las relaciones con Ucrania".

El embajador no oculta su preocupación por los intereses de la población rusa en otras repúblicas: "Hemos entregado a Ucrania un proyecto para la protección de minorías nacionales, en previsión de incidentes que esperamos no surjan nunca".

En el supuesto de que prosperase en Crimea el deseo de separarse de Ucrania, Dubinin explíca que "la resolución del Parlamento de Rusia al respecto dejó claro que no habrá reivindicaciones territoriales".

La Flota del Mar Negro

Al referirse a las negociaciones sobre la Flota del Mar Negro señala que "la solución deberá tener validez en Moscú y en Kíev, pero también en otras capitales. En enero se firmó en Moscú un acuerdo por el que toda la flota de la antigua URSS pasaba a formar parte de las fuerzas estratégicas de la Comunidad de Estados Independientes [CEI]." "Sin embargo", añade Dubinin, 11 el 5 de abril Kravchuk firmó un decreto por el que ponía a la Flota del Mar Negro bajo la jurisdicción de Ucrania, y como respuesta, dos días después, Yeltsin hacía lo propio. Afortunadamente, después se resolvió congelar estos decretos mientras duraran las negociaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1992