Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ELECCIONES EN ISRAEL

"La fórmula 'paz por territorios' es una equivocación"

El primer ministro israelí, Isaac Shamir, busca la reelección en la que puede ser la votación más crucial en los 44 años de historia del Estado de Israel. A la renovada tensión en el sur de Líbano y en los territorios ocupados, Shamir responde con una campaña electoral enérgica y confiada, a pesar de que las encuestas sitúan a su coalición, el Likud, por detrás del Partido Laborista de Isaac Rabin.

Isaac Shamir, de 74 años, es el político que más tiempo. ha permanecido en la jefatura del Gobierno a lo largo de la historia de Israel. En 1983 fue elegido para el cargo por el Comité Central del Hertit cuando dimitió Menájem Begin, con quien mantenía vínculos muy estrechos. Entonces simultaneaba el cargo con el de ministro de Asuntos Exteriores.Nacido en Ruzinoy (Polonia), emigró en 19 3 5 á lo que entonces era Palestina. En esta entrevista, Shamir contempla aquel viaje como "la decisión más importante de mi vida privada". También cita algunos de sus logros, reflexiona sobre los resultados de la guerra del Golfo y revela su perspectiva sobre un Oriente Próximo pacificado.

El primer ministro respondió por escrito a un cuestionario previo.

Pregunta. ¿Cuáles han sido sus logros más significativos como primer ministro? ¿Cuál le ha satisfecho más? ¿Por qué? ,

Respuesta. El logro que más me satisface ha sido la reanudación de la, inmigración masiva. Más de 400.000 inmigrantes han llegado a nuestro país en los últimos 27 meses. El puente aéreo que trasladór a más de 15.000 judíos etíopes en 36 horas fue uno de los éxitos más espectaculares y gratificántes. En segundo lugar, el inicio del proceso de pacificación establecido con nuestros vecinos -basado en las propuestas que presentamos en mayo de 1989-, que ofrece nuevas esperanzas para detener el estado de guerra que nos han impuesto los países árabes.

En tercer lugar, la renovación o institución por primera vez dé relaciones diplomáticas con Israel por parte de países comoChina, India, la ex Unión Soviética, Nigeria y otros.

P. ¿Por qué cree que su coalición, el Likud ofrece a los votantes israelíes las mejores perspectivas de paz y seguridad?

R. El Gobierno de Israel dominado por el Likud logró el que de momento es el único acuerdo de paz pactado con un Estado árabe. Contra todo pronóstico, el denominado Gobierno de derechas demostró que contaba con la capacidad y el apoyo popular necesarios para llegar a un acuerdo con los vecinos árabes de Israel. Creo que el pueblo de Israel percibe que un'Gobiemo del Likud tiene más posibilidades de pactar las mejores condiciones en unas negociaciones de paz con los árabes.

P. ¿Cree que fue un error presionar a Estados Unidos para que diera una respuesta sobre las garantías al préstamo de 10.000 millones de dólares a Israel?

R. En absoluto. La respuesta a nuestra solicitud ya había sido pospuesta seis meses a petición de Estados Unidos. Estábamos muy condicionados por la necesidad de ayuda para absorber a los nuevos inmigrantes.

P. ¿Qué hará Israel para sobreponerse después de la imposibilidad de conseguir las garantías de crédito necesarias y para proporcionar empleo a los nuevos inmigrantes?

R. Todavía confío en alcanzar una nueva fórmula que permita a Estados Unidos continuar con su apoyo al gran empeño humanitario que supone la emigración desde la Unión Soviética y Etiopía, y la absorción de los inmigrantes en Israel.

Nunca pediremos a un solo judío, allí donde se encuentre, que deje, de emigrar a Israel, porque la acogida del, pueblo judío en su madre patria es la auténtica razón de ser de Israel.

P. ¿Por qué sigue con la política de asentamientos cuando el mundo entero considera que es un obstáculo para la paz?

R. No compartimos la opinión de que los asentamientos en Judea, Samaria y el distrito de Gaza sean un obstáculo para la paz. Nun ca lo han sido. El terrorismo árabe y la beligeraficia son los verdaderos obstáculos para la paz. Es inconcebible que se niegue a los judíos el derecho a vivir en cualquier lugar de esta tierra. Tal negativa sería un formidable escollo para la paz porque sería interpretado por los árabes como una señal de que las zonas en cuestión se están limpiando de presencia judía. para establecer en ellos un Estado árabe dirigido por la OLP.

P. Siempre ha buscado negociaciones directas con los árabes. Ya lo ha logrado. Pero los árabes se quejan de que no negocia los temas básicos, como el de los territorios ocupados. Afirman que sigue` insistiendo en el tema "paz por paz". ¿Qué quiere decir "paz por paz". ¿Qué hay que negociar si los territorios ocupados no son negociables?

R. Las negociaciones directas son un medio, no un fin en sí mismas. No son un favor que una parte concede a la otra. La cuestión básica a negociar es la paz. La paz debería ser un objetivo común, no un motivo de regateo. Por eso, la fórmula "paz por territorios" es una equivocación y un impedimento para avanzar en las conversaciones de paz. La cuestión territorial, es decir, el establecimiento de unas fronteras seguras, es un tema para ser discutido junto a otros como el fin de la beligerancia o el apoyo al terrorismo.

P. ¿Qué futuro ve para los palestinos que viven bajo la ocupación israelí en Gaza y Cisjordania?

R. El proceso de paz ofrece a los palestinós árabes un acuerdo temporal por un periodo de cinco años. Hacia el final de ese periodo de coexistencia activa, en el tercer año de negociaciones empezará a decidirse la situación permanente del territorio.

P. ¿Cómo definiría su visión de un nuevo orden mundial, al término de la guerra fría y su aplicación a Oriente Próximo?

R. La desintegración de la extinta URSS, que era un fuerte apoyo del mundo árabe, es un factor importante que afecta al futuro de Oriente Próximo. Conflamos en que ponga fin a la práctica de resoluciones partidistas en la ONU y capacite al proceso de paz para su desarrollo sin obstrucciones procedentes de terceros.

P. ¿Cómo afectó a sus relaciones con los vecinos países árabes la guerra del Golfo?

R. La guerra del Golfo demostró que la fuente de inestabilidad en Oriente Próximo no provenía del conflicto árabe-israelí, sino del extremismo árabe, los regímenes totalitarios y de la expansión del fundamentalismo. Oriente Próximo no alcanzará la estabilidad y la paz mientras dictadores como Sadam. Husein de Irak pervívan.

P. ¿Qué posibilidades tiene Líbano para restaurar su completa independencia y soberanía en 1990

R. Desde el momento en que Siria tiene el control efectivo de Líbano, ese país no tiene ni independencia ni soberanía. Daríamos la bienvenida a un- Líbano independiente y libre de Siria. Esto allanaría el camino para la conclusión de un tratado de paz entre Líbano e Israel.

P. ¿Cómo resumiría la situación de Oriente Próximo?

R. Es mejor de lo que ha sido durante mucho tiempo. El actual proceso de paz incrementa las perpectivas de paz y de progreso en la región.

P. Si pudiera cumplir tres deseos en 1992, ¿cuáles serían?

R. Mis deseos para 1992 y para el futuro inmediato son continuar e incrementar la aliyah (la inmigración judía) de todo el mundo; la continuación del proceso de paz hasta un final satisfactorio y, finalmente, seguridad para el Estado de Israel y todos sus ciudadanos.

P. ¿Cuál es su personal visión de Oriente Próximo?

R. Me gustaría ver un Oriente Próximo en el que realmente fuéramos capaces de convertir "nuestras espadas en arados" y viviéramos en paz y cooperación en todos los terrenos. Tenemos muchos problemas en común contra los que luchar. Espero que esto ocurra pronto.

Copyright The New York Times.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de junio de 1992

Más información

  • Isaac Shamir Primer ministro de Israel