GUERRA EN LOS BALCANES

Imponente procesión en Belgrado para pedir la paz

MIRJANA TOMICEl septuagenario patriarca Pavle, la máxima autoridad religiosa de la Iglesia ortodoxa serbia, encabezó ayer una procesión religiosa (litija), la primera que se celebra en Belgrado después de 45 años, convocada para rezar por la paz y la salvación. Diez mil personas, más ateos que creyentes, siguieron al diminuto patriarca ortodoxo serbio desde la iglesia principal, Saborna Crkva, hasta la iglesia de Santa Rosa.

El patriarca Pavle -cuya Iglesia se distanció del régimen de Slobodan Milosevic- se dirigió a los presentes con su quebrantada voz: "La Iglesia ortodoxa no piensa en su pueblo sólo cuando se defiende del enemigo exterior, sino también cuando el peligro emana del mal interno". Refiriéndose a la política bélica del régimen. socialista, el patriarca precisé: "Hoy vemos cómo la gente cierra sus corazones. Con los crímenes y el odio hemos llegado tan lejos que hasta el diablo puede tener vergüenza de nosotros".Tras condenar la guerra de los serbios en Bosnia, pero sin nombrar a los culpables, el patriarca recordó que la Iglesia ortodoxa nunca había enseñado a sus feligreses a arrebatar territorios ajenos, sino a defender a sus santos. Las autoridades de la: Iglesia ortodoxa lanzaron una de sus críticas más duras al régimen de Belgrado.

Apenas habían terminado de sonar las campanas de todas las iglesias de Belgrado, se inició una nueva manifestación papifista que reunió entre 5.000 y l0.000 personas pidiendo el fin de la guerra y la dimisión de Milosevic. Bajo la consigna La última campana, organizaciones pacifistas y grupos civiles hicieron sonar pequeñas campanas, llaveros y despertadores frente al Parlamento federal para advertir al régimen que ha llegado su hora.

"Primero nos han enfrentado con todos los demás pueblos y ahora lo harán entre todos nosotros", dijo Vesna Pesic, siocióloga, fundadora del Centro de Acciones Antibélicas.

Slobodan Milosevic se ha refugiado en el aeropuerto Batajnica con el avión preparado para despegar, según aseguró Dragan Veselino, presidente de la Alianza Cívica Serbia.

Las protestas de ayer marcan el comienzo de una semana llena de manifestaciones de diferentes sectores -desde estudiantes hasta artistas- cuya culminación se espera para el próximo domingo, con una manifestación masiva convocada por todos los partidos de oposición y los sindicatos independientes, y que ha suscitado el miedo entre las autoridades de Be1grado. Entre los organizadores de la concentración del próximo domingo se encuentran los intelectuales, quienes inicialmente formaron la base de apoyo moral e intelectual a Milosevic.

El bloque en contra de Milosevic es muy amplio: grupos liberales, la izquierda no nacionalista, nacionalistas moderados, y monárquicos, con . programas políticos y una concepción del interés nacional serbio muy diferentes, De ahí el peligro de que Milosevic sea sustituido por alguien con una mayor credibilidad, pero sin la capacidad de dar un viraje importante en la política serbia.

Además, los ultranacionalistas de Vojislav Seselj amenazan con defender con las armas a Slobodan Milosevic.

El Departamento de Estado norteamericano sugirió a sus ciudadanos que abandonen el el territorio de la nueva Yugoslavia (Serbia y Montenegro) mientras sea posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de junio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50