Guerra propone desviar parte del gasto militar a inversiones ecológicas y sociales

Alfonso Guerra cree que el socialismo del futuro "debe desviar los recursos de las armas para invertirlos en el desarrollo social y en el medio natural". El vicesecretario general del PSOE admitió, durante una conferencia en Alicante, "que algunas ideas socialistas están en crisis", y agregó que los cambios que se prevén en el socialismo los originará la revolución tecnológica. "Nuestra tarea futura será eliminar todo vestigio de dominación del ser humano, buscar la superación de la pobreza y la marginación y extender la cultura, la educación y el disfrute personal", explicó.

Guerra almorzó en Elche con la ejecutiva del Partido Socialista del País Valenciano y varios políticos de Alicante, con los que analizó los acuerdos de Maastricht.A las ocho de la tarde, ante una audiencia de unas 800 personas, pronunció la conferencia El socialismo del futuro, invitado por el Ateneo Cultural Pablo Iglesias, en la que planteó una visión algo catastrofista de una sociedad futura "en la que la máquina inteligente tiende a reducir el trabajo, que será un bien escaso y habrá que repartirlo".

Guerra agregó: "Estamos en el umbral de una nueva forma de sociedad que explica la actual crisis de la sociedad y las ideas". Tras afirmar que los ciudadanos "pueden ser víctimas de los poderes que controlan la comunicación, que es un peligro contra el que hemos de luchar", señaló: "Asistimos al desarrollo de la microelectrónica y la robótica y no somos conscientes del riesgo de la aplicación de las nuevas tecnologías. La robótica está desplazando a los trabajadores y su papel social". El número dos del Partido Socialista cree que es necesario ampliar la base social del partido "pues el socialismo del futuro necesita un apoyo mucho más amplio del actual".

"Cosas por hacer y mejorar"

Guerra, que no quiso hacer declaraciones tras su conferencia, cenó con 2.600 militantes. En su discurso dijo, según una nota facilitada antes de comenzar la cena, que aunque los socialistas tienen derecho a sentirse satisfechos por los resultados, de los últimos diez años de Gobierno "no se puede pensar que no queden muchas cosas por hacer y mejorar".Tras afirmar que el PSOE "cubre con seriedad y eficacia etapa tras etapa" Alfonso Guerra agregó: "La pretendida alternativa de la derecha se debilita por días, ante la evidencia de que no tienen un proyecto creíble y por la incomprensión que, entre su propio electorado, están provocando los comportamientos políticos de la cúpula del Partido Popular".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de junio de 1992.

Lo más visto en...

Top 50