Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Major asegura a los gibraltareños que no cederá a las presiones de España en la Comunidad Europea

El primer ministro británico, John Major, ha dirigido una carta al Partido Nacionalista de Gibraltar en la que asegura que su Gobierno resistirá cualquier intento de excluir al Peñón de la convención europa sobre fronteras externas. El ministro español de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, aseguró la semana pasada que España no puede aceptar la inclusión de Gibraltar como frontera externa de la Comunidad Europea (CE).

El Partido Nacional de Gibraltar hizo público ayer el contenido de la correspondencia que ha mantenido con el inquilino del número 10 de Downing Street (Londres), residencia del primer ministro británico, en torno a la situación de la colonia ante la entrada en vigor del convenio sobre fronteras externas de la CE, prevista para el. día 1 de enero de 1993.En su carta, John Major reconoce lo que describe como "la importancia para Gibraltar" de la convención sobre fronteras externas y asegura que "el Gobierno británico resiste cualquier propuesta para la suspensión o exclusión de Gibraltar" de la aplicación de dicho convenio.

Según precisaron fuentes diplomáticas españolas la semana pasada, tras la reunión de Francisco Fernández Ordóñez con el secretario del Foreign Office, Douglas Hurd, España podría aceptar las pretensiones británicas a condición de que se supedite la aplicación del convenio a un acuerdo bilateral sobre sus modalidades, encaminado a que exista un control conjunto policial y aduanero en el puerto y el aeropuerto.

Precedente del aeropuerto

La pretensión de la diplomacia española es aplicar a este caso una solución similar a la alcanzada en 1987, cuando se discutió el convenio sobre libertad de tránsito aéreo entre los países de la CE. Los gobiernos de Madrid y Londres acordaron entonces condicionar la aplicación de este convenio a Gibraltar a la puesta en práctica de un acuerdo sobre utilización conjunta del aeropuerto gibraltareño, construido sobre el istmo, en un territorio que España considera no afectado por el Tratado de Utrecht y, por tanto, ocupado ilegalmente.La negativa del Gobierno gibraltareño, dirigido por Joe Bossano, a aprobar las medidas necesarias para la utilización conjunta del aeropuerto ha supuesto en la práctica la exclusión de su aeródromo del convenio sobre tráfico aéreo.Hasta ahora, sin embargo, Londres ha rechazado las propuestas de Madrid, alegando que excluir a Gibraltar del convenio sobre fronteras externas, que consagra la libre circulación de personas y mercancías a través de las fronteras internas comunitarias, sería como dejarle al margen de la CE, cuando el Peñón forma parte de la Comunidad antes del ingreso de España, en 1986.

Fuentes diplomáticas españolas han insistido, por su parte, en que la aplicación lisa y llana del convenio de fronteras a Gibraltar podría lesionar la reivindicación sobre la Roca, por lo que no han excluido la posibilidad de que España bloquee la entrada en vigor de la convención si no se alcanza antes del 1 de enero un acuerdo sobre su aplicación a la colonia.

No obstante, Fernández Ordéñez se mostró muy cauto sobre este tema tras el encuentro que mantuvo en Madrid con su colega británico, Douglas Hurd, para "no arruinar las posibilidades de acuerdo", según dijo a los periodistas.

Por otro lado, Major también asegura en su carta que el Gobierno británico "se adhiere firmemente" a su compromiso de no transferir la soberanía sobre Gibraltar en contra de los deseos de los gibraltareños y recuerda que el ministro responsable para los asuntos de Gibraltar, Tristan Gareln Jones, ha reiterado este compromiso en muchas ocasiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de mayo de 1992

Más información

  • El primer ministro británico no quiere al Peñón fuera del convenio sobre fronteras externas