Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JAZZ

Todos contentos

Segundo concierto del festival del San Juan Evangelista y segundo saxofonista alto a escena. Lo cierto es que Omette Coleman y Paquito d'Rivera sólo tienen en común eso, el instrumento que tocan, porque en lo que se refiere a cómo lo tocan media un abismo. Ambos pueden ser considerados hijos del gran pájaro Charlie Parker, pero mientras Coleman ha salido rapaz de pluma ocre, vuelo hosco y pico duro, el cubano D'Rivera ha crecido como ave tropical de plumaje exuberante, presta para la cabriola en el aire y perenne actitud amable.En los conciertos de D'Rivera todo sucede con rapidez. La suya es una música de consumo inmediato y la memoria puede holgar. Precisamente ahí radica uno de sus puntos débiles, Parece como si los sonidos se le dispararan involuntariamente, bellos y repulidos, pero algo atropellados. Más concentración puso el joven pianista venezolano Ed Simon, fresco y luminoso dentro de esa clase de músicos que no gusta de repetirse. Los demás, correctos. El trompetista argentino Diego Urcola lució un fraseo elegante y un sonido aún por crecer, el bajista peruano Óscar Stagnaro luchó contra la poca nobleza del instrumento eléctrico e hizo algunos solos de escaso riesgo, Jorge Rossy aportó colores vivos desde la batería, y el invitado, el trombonista Juan Pablo Torres, saldó positivamente su presentación sobre un repertorio no demasiado familiar para él. El público se mostró entusiasmado y terminó entregado.

Festival del San Juan Evangelista

Paquito d'Rivera (saxo alto y clarinete), Diego Urcola (trompeta y fiscorno), Juan Pablo Torres (trombón), Ed Simon (piano), Óscar Estagnaro (bajo eléctrico) y Jorge Rossy (batería). Madrid. Colegio San Juan Evangelista. 4 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de mayo de 1992