Entrevista:LOS GOLPISTAS VENEZOLANOS

"No somos Tejero ni 'carapintadas"

El teniente coronel Francisco Javier Arias Cárdenas es el más viejo del grupo golpista. Tiene 41 años, es licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad de los Andes y es el ideólogo del movimiento bolivariano. El 4-F mantuvo secuestrado al gobernador de Zulia, Osvaldo Alvarez Paz, en Maracaibo, capital petrolera de Venezuela.Pregunta. ¿En qué ideología se ubican ustedes?

Respuesta. Primero vamos a ubicarnos en la crisis que han tenido el capitalismo y el comunismo. En el Ejército fuimos preparados para combatir a la guerrilla y reprimir a la izquierda. Ahora las motivaciones son otras, como el descontento, la pobreza, la corrupción y lo social. Nosotros íbamos a convocar a elementos progresistas, vinieran de la izquierda o de la derecha.

Más información
"No tenemos un Estado de derecho verdadero"

P. ¿En qué creen ustedes?

R. En la participación popular para dirigir a Venezuela, en la democracia bolivariana, en la administración justa y honesta del país en función de toda la población. Rechazamos ser un Ejército defensor de los privilegios y no queremos reprimir al pueblo.

P. ¿Con el golpe tomaron en cuenta el retroceso para el país si se le cerraban las puertas internacionalmente?

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

R. No había peligro para las inversiones extranjeras. Ibamos a seguir las reglas del juego y mantener los compromisos internacionales contraídos. Creemos en la negociación. La carta de intención con el FMI es irritante porque no se puede hipotecar la soberanía económica de un país. Revisaríamos estos compromisos con el Fondo para orientarlos en beneficio del pueblo. El pago de la deuda externa la mantendríamos en función del desarrollo como prioridad.

P. ¿Qué opina de una eventual guerra civil en Venezuela?

R. Se está dando un ascenso de la respuesta popular, como las caceroladas, y existe también la negativa del Ejército a reprimir al pueblo. La expectativa de una guerra civil está muy cercana si no hay negociación con el presidente Pérez. Siendo él egoísta, ha cedido bastante, y todavía puede hacer otro sacrificio para dar una imagen generosa si concede una amnistía, aunque nos mande matar después.

P. Tejero y los carapintadas de Argentina también se sublevaron y se están pudriendo en la cárcel. ¿No temen seguir el mismo camino?

R. Hay una diferencia muy grande entre los carapintadas y el español Tejero y el movimiento bolivariano, y es que no tenemos ideales comunes. Precisamente Pérez pensó que éramos igual de gorilas que ellos. Desde la óptica de Pérez, pensábamos que, si triunfábamos, iba a venir una invasión de los marines norteamericanos (tipo Panamá), un bloqueo y rechazo por parte de Felipe González y Mitterrand para imponerse Pérez como Endara. Pero si íbamos a ser derrotados por las fuerzas leales, entonces vendrían combates sangrientos y nosotros les rompimos estos dos esquemas. Nos entregamos sin sacrificar vidas. Ésa fue la derrota de Pérez.

P. ¿Por qué les falló la toma de las televisiones cuando es vital en esta época?

R. Hubo muchas delaciones. Unos esperaron actuar para ver, si triunfábamos y otros eran detenidos en el momento de la operación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS