Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria decide llevar el gasoducto a Extremadura, lo que permitirá la reconversión de Valdecaballeros

El gasoducto español también se extenderá por Extremadura. La decisión ya ha sido transmitida al Gobierno regional por el Ministerio de Industria, que, no obstante, tiene que someterla a la aprobación de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos en una de las próximas reuniones. La construcción de la red gasista por las provincias de Cáceres y Badajoz podrá permitir la adaptación de la central de Valdecaballeros a este tipo de energía en sustitución de la nuclear, para la que está proyectada.

El titular del departamento de Industria, Claudio Aranzadi, ha enviado una carta al presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, para informarle de la decisión de extender el gasoducto por dicha región, según han confirmado fuentes oficiales. Esta carta es respuesta a la petición hecha anteriormente por Rodríguez Ibarra en la que éste subrayaba la necesidad de que llegase el gas natural a Extremadura para apoyar la política de incentivos a la empresa que trata de realizar el gobierno autónomo para llevar inversiones a dicha región.Según las previsiones, que ya fueron negociadas en una reunión celebrada en Madrid entre responsables del Gobierno extremeño y del Ministerio de Industria -entre los que estaban el propio ministro, el secretario general de la Energía, Ramón Pérez Simarro, y Rodríguez Ibarra-, el nuevo trazado enlazará con la red general que va de Sevilla a Madrid en la localidad manchega de Almodóvar del Campo (Ciudad Real). Desde ahí entraría en la provincia de Badajoz para después alcanzar la de Cáceres quedando para un posible enlace posterior con Castilla y León a través de la provincia de Salamanca e, incluso, con Portugal si este país así lo quiere (hasta ahora lo ha rechazado tras decidir poner una planta regasificadora cerca de Setúbal, en el centro del país).

La inversión

La inversión estimada ronda los 13.000 millones de pesetas, de los que la Junta de Extremadura aportaría alrededor de 4.000 millones, según han manifestado fuentes regionales consultadas. Las obras -como todo el gasoducto- las dirigirá Enagas, empresa controlada por el Estado a través del Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH). La intención es que esté listo antes incluso de que conecte el gasoducto norteafricano con el español.El principal atractivo de esta decisión del Ministerio de Industria, que tendrá que respaldar el Gobierno, es la posibilidad de que Valdecaballeros tenga opción para utilizar gas natural en lugar de energía nuclear. La central nuclear de dos grupos de 1.000 megavatios de potencia que se proyectó instalar en la localidad de la provincia de Badajoz está actualmente paralizada por la moratoria nuclear al menos hasta después del año 2000.

Aunque quedan posibilidades de que en el próximo siglo se abra, esa circunstancia puede hacer obsoleta la tecnología y que, al final, sea más factible reconvertirla a gas natural que esperar a que se levante la moratoria. Los dos grupos de Valdecaballeros se encuentran, por otra parte, iniciados y en ellos se han invertido alrededor de 400.000 millones de pesetas. En el caso del primer grupo, las obras civiles están prácticamente terminadas.

Fuentes de Industria han manifestado que es prematuro hablar ahora de la reconversión de Valdecaballeros a una central de gas natural, aunque admiten que es una posibilidad a largo plazo que no se puede descartar. No hay que olvidar, por otra parte, que el Plan Energético Nacional (PEN), que todavía tiene que aprobar el Parlamento español, basa uno de sus pilares para la generación de energía a partir de gas natural en detrimento de la energía nuclear. En concreto, de los alrededor de 9.000 megavatios de nueva potencia contemplados hasta el año 2000, una tercera parte corresponde a gas natural y unos 500 a reconversión a gas (repowering) de centrales de fuel ahora existentes.

Cerrar el mapa

En la actualidad, del total de comunidades autónomas peninsulares únicamente Galicia y Extremadura carecen de gas natural. En el caso de Galicia ya se ha firmado la construcción del gasoducto desde Gijón (Asturias) hasta Tuy y de construir una planta regasificadora en la comarca de Ferrol. Sólo quedaba, por tanto, Extremadura, aunque gran parte de Castilla León (León, Zamora, Salamanca, Soria, Ávila y Segovia) está desabastecida. El enlace previsto de Extremadura puede significar un paso definitivo para completar el mapa de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 1992

Más información

  • El presidente Rodríguez Ibarra negoció con Aranzadi la extensión de la red de gas