Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía impone restricciones de agua y cambios de cultivos en Andalucía y las dos Castillas

La ausencia de lluvias ha provocado que decenas de municipios de las cuencas del Tajo, el Duero y el Guadalquivir hayan impuesto res tricciones al consumo de agua. Las centraleshidroeléctricas de las cuencas secas paran sus turbinas cuando no surten agua para regadíos. A los regantes de algunas zonas se les recomienda que cambien sus cultivos por otros de secano. El Segura no podrá recibir caudal por el trasvase del Tajo, y las reservas del Guadalquivir se consideran irrecuperables. El Gobierno prepara un decreto para hacer frente al año hidrológico más seco del siglo, según la Dirección de Obras Hidráulicas.

Hace un mes, los meteorólogos observaron que el mapa climático de España llevaba este año el paso cambiado: llovía en el Mediterráneo y Almería, mientras el norte de España y las mesetas centrales registraban índices anormales de sequía persistente desde los últimos 40 meses. Desde entonces, la situación ha empeorado. Febrero ha pasado sin que caigan unas gotas y las previsiones para las próximas semanas no alientan el optimismo. A estas alturas del año deberían haberse recogido 327 litros por metro cuadrado, según el índice medio de precipitaciones, calculado sobre las lluvias caídas en 11 años. Sin embargo, sólo ha llovido 195 litros. "Es muy preocupante que no llueva", afirma Carlos Torres, subdirector general de Obras Hidráulicas. "Hasta febrero inclusive, la lluvia caída ha sido poco más de la mitad de lo que cae un año medio normal, y marzo no se nos presenta nada bien". El balance hídrico de la Península registra una ocupación de los embalses de un 68% sobre la media. Para Carlos Torres, lo grave de este porcentaje tan bajo es que es engañoso, ya que no está repartido por igual y los hiperembalses distorsionan la media global. Así, la vertiente mediterránea no registra ninguna anormalidad, excepto la cuenca del Segura -por defecto- y la zona pirenaica o catalana, donde ha llovido el doble de lo normal.

Zona catastrófica

Las reservas de agua en peor situación se localizan en la cuenca del Guadalquivir, que registra un nivel de ocupación del 63% de la media; la cuenca atlántica -entre el 71% y el 73%-, y la del Segura, con un 78%. Por el contrario, Cataluña registra un 182%, superior a la media, y el sur (Almería), un 115%.El reparto dentro de las cuencas tampoco es uniforme. En cualquier caso, se registran signos de alarma en algunas zonas, según Carlos Torres. "Puede haber problemas en el Guadalquivir, en el Tajo y en el Duero. Todavía quedan marzo, abril y mayo, que podrían ser muy lluviosos. Aun así, el Guadalquivir es irrecuperable".

Las consecuencias más graves de esta situación recaen en la agricultura y en las zonas de regadíos más importantes de España, como son las márgenes del Guadalquivir en Córdoba, Sevilla y Cádiz; las comarcas del río Carrión y Órbigo, en León; las del Alagón, Tiétar y Alberche, al sur de la sierra de Gredos, y el alto Guadiana, en La Mancha, según Carlos Torres.

En estas zonas se van a aplicar restricciones de agua para riegos aunque llueva. Las confederaciones de las cuencas, el Ministerio de Agricultura y las comunidades de regantes mantienen reuniones periódicas en las que se informa a los agricultores sobre el estado de lasreservas acuíferas para que ellos mismos autorregulen el consumo. También se les sugiere que modifiquen el tipo de cultivos si es preciso.

El subdirector de Obras Hidráulicas cree que en el Guadalquivir se quedarán algunas tierras sin cultivar, y en otras, el algodón será sustituido por el girasol, que requiere menos agua. En Palencia, los regantes del río Carrión pedirán que se declare zona catastrófica, mientras en León la diputación provincial ha solicitado a la junta autonómica una reunión urgente para tomar medidas de emergencia.

Carlos Torres cree que el impacto de la sequía no será tan grave en el abastecimiento de agua para el consumo, sobre todo en las grandes ciudades, que tienen garantizadas reservas para casos de emergencia. Donde sí habrá problemas de abastecimiento para el consumo es en Jaén, Sevilla y la bahía de Cádiz, así como en los pequeños pueblos que se suministran de manantiales. De hecho, ya se están aplicando restricciones al consumo en las poblaciones de la cuenca del Manzanares -en la sierra norte de Madrid-; en 17 municipiosde Cádiz y en la provincia de Ávila hay pueblos, como Cardenosa, que recibe el suministro de agua con cisternas procedentes de la capital. Para el director general de Obras Hidráulicas, Adrián Baltanás, el presente año hidrológico -comienza en octubre- es el más seco de la década y, hasta el momento, uno de los más secos del siglo. Esta coyuntura excepcional ha obligado al Gobierno a tomar medidas excepcionales (ver recuadro) que, según Baltanás, "requieren la colaboración de todos los ciudadanos para que sean eficaces".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de marzo de 1992

Más información

  • Las centrales hidroeléctricas de varias cuencas se ven obligadas a parar las turbinas