Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González defiende la honorabilidad de Rubio y afirma que "debe terminar su mandato"

El presidente del Gobierno, Felipe González, salió ayer en Sevilla en defensa del gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, y se opuso a que abandone el cargo antes de que termine su mandato, el próximo mes de julio. González afirmó que Rubio, cuya gestión al frente de¡ Banco de España se ha visto salpicada por el caso Ibercorp, "es una persona perfectamente honorable" y criticó los "juicios calumniosos" que, según el presidente del Gobierno, se han vertido sobre el gobernador. Por su parte, el Congreso de los Diputados informó ayer que la comparecencia de] ministro de Economía, Carlos Solchaga, se producirá después del debate sobre el estado de la nación, los días 24 y 25 de marzo.

MÁS INFORMACIÓN

Felipe González volvió a utilizar el marco de la ciudad de Sevilla para hacer declaraciones públicas sobre temas de actualidad. Aprovechando su sexta visita al recinto de la Expo 92, el presidente del Gobierno afirmó sobre el gobernador del Banco de España que "es injusto, en un estado de derecho, condenar a una persona sin hacerle juicio". Añadió que las "acusaciones" que se hacen contra Mariano Rubio "tienen poco fundamento" y que, por tanto, debería terminar su mandato. "Es lo que legalmente está establecido", concluyó.El presidente dijo comprender las razones que movieron al gobernador del Banco de España para presentar la dimisión de su cargo: "Entiendo muy bien que tenga ganas de dejarlo. Es muy difícil soportar una avalancha de juicios calumniosos sobre una persona que ha dedicado 25 años de su vida al servicio público, repito, con honorabilidad".

Mientras tanto, el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, mantiene su ritmo normal de trabajo, a pesar de las peticiones de dimisión por parte de algunos grupos políticos y los rumores al respecto. Rubio presidió ayer el Comité Ejecutivo del banco emisor, que fue aplazado el martes al encontrarse el gobernador en Basilea, donde asistió a la reunión mensual con su colegas europeos.

Peticiones de dimisión

Nuevas voces volvieron a insistir ayer sobre la conveniencia de que Rubio deje su cargo por su implicación en el caso Ibercorp. Entre ellas las del diputado. de Izquierda Unida, Antonio Romero, y la del secretario general del CDS, Antonio Fernández Teixidó.

En las filas socialistas, mientras tanto, se han producido adhesiones a Mariano Rubio. La más destacada fue la del secretario general del PSC-PSOE y candidato socialista a la Generalitat, Ramón Obiols, quien declaró que le parece "razonable" la decisión del gobernador de no dimitir por el caso Ibercorp. Por el contrario, el ex ministro de Sanidad, Ernest Lluch, afirmó en su tertulia habitual en Antena 3 Radio que "el gobernador del Banco de España, una institución tan importante y delicada, no está bien asesorado, bien aconsejado". Añadió que "Juan Vives no es un abogado que pueda inspirar confianza, entre otras cosas porque ha estado contra Rubio en el caso Banca Catalana".

También ayer se supo que la comparecencia del ministro de Economía, Carlos Solchaga, ante el Congreso no se producirá hasta después del debate sobre el estado de la nación, que está previsto para los días 24 y 25 de marzo.

Por su parte el juez Ignacio del Riego ha dado un plazo de tres días a los interventores judiciales que instruyen la suspensión de pagos del Banco Ibercorp, para que le informen sobre la conveniencia o no de limitar las funciones de los actuales gestores de la entidad, o incluso suspenderles de sus cargos. El plazo vence mañana viernes, en que está previsto que se tome una decisión al respecto. El precedente anterior es el del Banco Europeo de Finanzas (BEF), en el que el juez Kirán destituyó al consejo de administración en pleno y solicitó al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que se hiciera cargo de la gestión de la entidad.

Los tres interventores designados por el juez -Carlos Serrano y Eloy Valdecantos por el FGD, y José Martínez Callejo por Caja Cantabria-, mantuvieron ayer su primera reunión y empezaron a preparar los informes que enviarán al juzgado y al FGD. El primero de ellos se refiere a la valoración de si las actuaciones de los actuales gestores del banco -Jaime Soto, Manuel de la Concha y Benito Tamayo-, pueden incidir de forma negativa en la viabilidad de la entidad. En este caso, el juez podría suspenderles de sus funciones.

El segundo informe se refiere a la devolución a los depositantes de sus fondos en el Banco Ibercorp. Fuentes del FGD confirmaron que el lunes se empezará a devolver las cantidades que determina la ley, con un tope de 1.500.000 por depositante. De los 300 millones de pesetas en fondos el día de la suspensión de pagos, el Fondo se hará cargo de unos 130 millones, ya que las devoluciones se deben hacer por titular y no por cuenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1992

Más información

  • Solchaga explicará en el Congreso el 'caso Ibercorp' tras el debate sobre el estado de la nación