Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio Guerra, premio Espejo de España con un análisis crítico de la década socialista

El ensayo se titula 'Las filípicas, diez años de Gobierno socialista'

El escritor y periodista Antonio Guerra resultó anoche ganador de la XVIII edición del Premio Espejo de España con la obra Las filípicas, diez años de Gobierno socialista, un ensayo crítico centrado en la década de gobierno del PSOE. Antonio Guerra fue director de El Socialista en 1978 y, en el mismo año, fue el primer biógrafo de Felipe González, hoy presidente del Gobierno y entonces sólo secretario general del PSOE. También ha escrito una biografía sobre Alfonso Guerra.

La obra premiada, dotada con dos millones y medio de pesetas, se presentó bajo el seudónimo La década socialista y resultó elegida ganadora en una reñida votación, que se celebró anoche en el hotel Palace de Madrid. Antonio Guerra se presentó bajo el seudónimo de Ángel Robles y, hasta el último momento, mantuvo una fuerte pugna con el finalista, Eduardo Fuentes Gómez de Salazar, autor de El pacto del capó, un análisis de los principales episodios de la jornada del 23-F, en la que actuó como mediador. El miembro del jurado Agustín Sánchez Vidal reconoció que la votación había sido difícil, pero que el jurado coincidía en sus preferencias por obras sobre la España contemporánea, "dejando de lado otras obras interesantes sobre acontecimientos como la guerra civil más trillados", dijo. Sánchez Vidal comentó que Antonio Guerra "conoce las vísceras del socialismo de primera mano y hace un retrato de una España viva y palpitante que, aunque puede no agradar al poder, interesa mucho a la sociedad".Antonio Guerra (Sevilla, 1937) fue el primer director de El Socialista en la legalidad. En 1979 abandonó el partido y, desde entonces, según comentó él mismo anoche, no ha vuelto a militar, aunque "he colaborado con algunos compañeros que dejé en el partido".

Guerra indicó que empezó a escribir el libro hace ocho años "con una paciencia franciscana", y "creo que el lector no se aburrirá". Sobre la tan traída y llevada corrupción dijo: "He preferido pasar por encima y considero que la verdadera corrupción es el del miedo a perder el cargo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de febrero de 1992