Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre el fraude del IVA

Los recientes-frecuentes descubrimientos del llamado fraude del IVA-dinero negro, donde aparecen grandes empresas constructoras, entre otras cosas, viene a demostrar el gran problema que les plantea a las grandes el excedente de tesorería. Y ello debido a la gran cantidad de obra pública contratada en estos últimos anos, a sus bajísimas plantillas laborales, nula inversión en bienes de equipo, subcontratación en la mayoría de los casos como empresas-autónomos de mano de obra, así como maquinaria y otros bienes, a los que pagan por sus servicios en un plazo que va de los cuatro a seis meses fecha de factura, en contraposición con el rigor que últimamente mantiene la Administración del Estado con sus pagamentos.A todo esto hay que sumar el instinto comercial que tienen de introducir -una vez adjudicada la obra- los cambios que más beneficios reporten. Para ello cuentan con grandes equipos humano-técnicos dedicados a ese menester.

Hasta aquí, todo es lícito y forma parte de una sociedad de libre mercado, pero si los tribunales hallan culpabilidad en la actuación de alguna de ellas, ya pueden tomar buena nota los distintos organismos de contratación del Estado, comunidades autónomas, corporaciones locales, etcétera, así como la Junta Consultiva de Contratación Administrativa, de que la empresa en cuestión no puede contratar con la Administración pública, según previene el artículo 23 del Reglamento General de Contratación del Estado.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 1992