Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA causa una nueva matanza en Madrid

ETA causó ayer una nueva matanza en Madrid y sembró el terror en las calles y plazas del centro de la capital. Tres capitanes, un soldado y un radiotelegrafista fueron asesinados en la explosión de un coche bomba activado por un comando de la organización terrorista vasca. El atentado se produjo en la plaza de la Cruz Verde, en el casco antiguo de Madrid y a centenares de metros de la Capitanía General y de otros edificios oficiales. Dieciséis fincas temblaron y sufrieron desperfectos. Condenas unánimes de los partidos, los sindicatos y las organizaciones cívicas se unieron ayer a la indignación de los madrileños y a la rabia de familiares y vecinos de las víctimas

Pasaban unos minutos de las ocho y media de la mañana en la plaza de la Cruz Verde, en pleno corazón de Madrid, cuando una impresionante explosión destrozó un vehículo militar, hizo temblar 16 edificios próximos y causó el pánico."De pronto, pareció que se hundía todo. Todo se llenó de polvo. Nos figuramos que era una bomba. Fue un despertar terrible", señaló ayer Josefa Rivero, madre de Jesús Cofrades Rivero, un trabajador de 32 años, herido por la explosión.

Como cada día, una furgoneta del Ejército, conducida por el soldado Francisco Carrillo García, recogió en el barrio de Aluche al grupo de oficiales destinado en la Capitanía General, situada en la calle Mayor. El vehículo enfiló por la calle de Segovia y, tras pasar bajo el viaducto de Bailén, el joven militar tuvo que frenar para entrar en la pequeña plaza de la Cruz Verde.

Cuando el coche se disponía a tomar la estrecha calle de la Villa' a un centenar de metros de la Capitanía General, el conductor aminoró la marcha para esquivar un Opel Kadett, cargado con cerca de 50 kilos de explosivos y tornillería y aparcado encima de la acera. En ese momento, el vehículo militar saltó por los aires. Gritos, llantos, rabia, cascotes y vidrios rotos alteraron, en un instante, el paisaje urbano de los alrededores de la plaza de la Cruz Verde.

Todas las formaciones políticas, salvo la organización independentista radical Herri Batasuna, condenaron ayer con energía y dureza el atentado etarra. Asimismo, organizaciones sindicales y sociales mostraron su repulsa en la jornada de luto de ayer. Mientras el Ayuntamiento de Madrid convocó un minuto de silencio para la una de la tarde de hoy, sindicatos y asociaciones de vecinos llamaron a la población a. concentrarse a las siete de la tarde en la Puerta del Sol.

El delegado del Gobierno, Segismundo Crespo, realizó un llamamiento a la colaboración ciudadana para capturar a los terroristas. La capilla ardiente de las cinco víctimas de ETA fue instalada en la tarde de ayer en el Cuartel General del Ejército. El funeral se celebrará hoy.

El coche bomba fue robado en la localidad guipuzcoana de Zarautz con una llave falsa el pasado mes de septiembre. El comando de ETA autor del atentado no es el encabezado por José Luis Urrusolo Sistiaga, que ha protagonizado acciones criminales en Barcelona, según informaron fuentes policiales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de febrero de 1992

Más información

  • Cuatro militares y un civil, asesinados al explosionar un coche bomba en el centro histórico