Tokio admite su "grave responsabilidad" y dice estar "lleno de remordimientos"

[Japón está Ileno de remordimientos" por haber desencadenado la guerra, aseguró en la madrugada de hoy el ministro nipón de Asuntos Exteriores, Michio Watanabe, en una declaración oficial.. "Deseo expresar mi mas sincera condolencia a todas las personas de los países involucrados ( ... ) que sacrificaron su vida durante esa guerra", declaró el ministro, según informa France Presse].El primer ministro japonés, Kiichi Miyazawa, había reconocido la víspera la "grave responsabilidad" de su país en los sufrimientos causados durante la II Guerra Mundial, pero el Parlamento nipón, controlado por su partido, bloqueó una resolución de petición de disculpas a las naciones que fueron víctimas de los abusos de las tropas imperiales en aquellos años. Ninguna ceremonia oficial conmemoró ayer en Japón el medio siglo del ataque nipón contra Pearl Harbor.

Más información

El jefe de Gobierno aseguró el viernes a la prensa que Japón siente una profunda responsabilidad por el daño y los sufrimientos que causaron a los asiáticos de la región del Pacífico y a Estados Unidos al provocar su entrada en la guerra con el ataque a Pearl Harbor. Miyazawa agregó que creía también que "el mundo considera los esfuerzos de posguerra de Japón en la paz y la cooperación internacional como una forma de reparación" de su conducta en el pasado.

Las declaraciones del presidente norteamericano, George Bush, contrarias a excusar el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki tuvieron como efecto inmediato el voto contrario de los diputados del partido liberal, con mayoría, a una resolución, que se consideraba consensuada. [Efecto en cierto modo corregido por la declaración del ministro de Exteriores en la madrugada de hoy, después de conocer el contenido de la intervención de Bush en los actos de Pearl Harbor.]

Miyazawa descartó compensaciones económicas a quienes reclaman ser resarcidos en yenes por los abusos sufridos durante el extremismo militar japonés. La última demanda fue presentada por 35 mujeres coreanas, que piden 700 millones (unos 550 millones de pesetas) por el cautiverio y las vejaciones de que fueron objeto.

Por su parte, la mayor parte de los soldados japoneses que participaron en las invasiones de Corea, Manchuria y el sureste de China o lucharon con bárbara determinación en la conflagración mundial no se sienten agresores ni verdugos. Entre los sobrevivientes de los 850 pilotos que bombardearon la principal base norteamericana del Pacífico tampoco se observa un gran arrepentimiento por sus acciones.

Kiyofumi Kojima, de 71 años, presidente de la sociedad Veteranos Contra la Guerra, dice que los soldados que combatieron en aquella conflagración, muchos de cuyos regimientos se ensañaron con los habitantes de las zonas ocupadas de China, Malaisia, Singapur o Filipinas, no sufren especiales remordimientos. "Combatieron porque recibieron órdenes de hacerlo y pensaron que cuando la guerra acabó terminaba también su responsabilidad".

Yoshio Shiga, piloto en el bombardeo de la base estadounidense y ahora presidente de una compañía, piensa que la destrucción de Pearl Harbor "era vital para el establecimiento de la Gran Esfera de Coprosperidad en Asia", bajo control japonés. "Estoy orgulloso de lo que hice".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de diciembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50