Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuevas renuncia a pedir al Gobierno mayor flexibilidad para los despidos

El presidente de la patronal, José María Cuevas, logró ayer que el ministro de Trabajo, Luis Martínez Noval, se comprometiera a que en las cuatro mesas abiertas para reformar el mercado laboral haya un mero proceso de diálogo, no de concertación social. A cambio, los dirigentes de la confederación empresarial renuncian, por el momento, a reclamar al Gobierno mayor flexibilidad para los despidos individuales y colectivos.

Cuevas, junto al secretario general de CEOE, Juan Jiménez Aguilar, mantuvo ayer un encuentro con el titular de Trabajo, solicitado por la patronal para clarificar el objetivo del Gobierno en las cuatro mesas de negociación abiertas hace dos semanas para reformar la contratación temporal y el Instituto Nacional de Empleo, y para tratar el reparto del empleo y la ley de salud laboral. La patronal buscaba con esta reunión expresar su protesta porque en el temario no se hubieran incluido los puntos propuestos por CEOE, y entre ellos una mayor flexibilidad del despido. Sin embargo, apenas se trató el tema porque el ministro de Trabajo informó a Cuevas y a Jiménez Aguilar que no se trata de una negociación típica. Lo que el Gobierno quiere es establecer un diálogo social al estilo de Europa, sin necesidad de llegar a acuerdos, y para poner en marcha compromisos adquiridos. Cuevas lo comparó con el sistema utilizado por la Comisión Europea, que somete a consulta sus iniciativas ante el Comité Económico Social, la Confederación Europea de Sindicatos y la patronal europea UNICE. "Allí nunca ha habido acuerdo", añadió, "y las directivas comunitarias salen adelante con pocas aportaciones de las partes".

Concertación fracasada

El ministro de Trabajo aclaró que el proceso actual es sólo de diálogo, porque la concertación ya se intentó en el mes de junio pasado -con el plan de competitividad- y acabó en fracaso.Cuevas cree que, pese a ese fracaso, el Gobierno debe aplicar una serie de medidas para lograr la competitividad "sin buscar el acuerdo que se ha demostrado imposible por parte de los sindicatos".

Ahora el Gobierno pretende "discutir" y poner en marcha sus iniciativas, aunque no haya acuerdo. Martínez Noval puso como ejemplo la mesa donde se abordará la reforma de la contratación temporal. En ella, según el ministro, el Gobierno tiene un punto de vista inicial, que coincide con el informe de los expertos y aceptará "las modificaciones que sean coherentes con él". El Ejecutivo rechaza que en la reforma del mercado de trabajo se incluya la flexibilización del despido, pedida por la patronal, y la supresión de los contratos de fomento del empleo, reclamada por los sindicatos UGT y CC OO.

En el encuentro de ayer, Cuevas planteó también su desacuerdo con la subida en un punto de la cotización empresarial por desempleo, y ahora confía en que el presidente, del Gobierno, Felipe González, responda a la carta enviada por CEOE. "Espero", dijo Cuevas, "que el presidente nos de una explicación porque no es un tema específico del ministro de Trabajo". Martínez Noval aseguró que no se va a modificar la subida de cotizaciones, incluida en el proyecto de presupuestos del Estado para 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 1991

Más información

  • CEOE logra que la negociación actual se limite a un mero diálogo