45.000 personas asistieron anoche en Barcelona al festival 'Monsters of rock'

Unas 45.000 personas acudieron ayer al festival Monsters of rock, que se celebró en el estadio Olímpico de Montjuic con la actuación de Legion, Tesla, Metallica y AC / DC. Desde primeras horas de la tarde pudieron verse en las inmediaciones del recinto numerosos grupos de aficionados, que no pudieron acceder a su interior hasta pocos minutos antes de las cinco.

Numerosos autobuses con matrículas de todos los puntos de España llegaron al estadio con grandes grupos de aficionados, que mediante pancartas y banderas hacían patente su presencia. Especialmente visible fue una pancarta de la delegación madrileña, con una dura crítica al alcalde de la capital, a quien responsabilizaba de que no se hubiera realizado el concierto en Madrid.En la parte más próxima al escenario se instaló la denominada valla sueca, un mecanismo que evita las avalanchas y prima la comodidad de las primeras personas en acceder al recital, al dotarlas de un distintivo que les permite acceder a su voluntad a ese recinto emplazado justo bajo el escenario.

Antes de que el recital comenzara, los aficionados pudieron entretenerse con la proyección en la pantalla de alta definición del estadio de imágenes de competiciones deportivas. Lo chocante es que se escogiese precisamente el voleibol.

El enorme escenario del recital, una plataforma de 55 metros de anchura por 30 de profundidad, estaba rematado por 21 cañones pirotécnicos, que posteriormente serían utilizados por AC / DC en su actuación. El montaje, bastante austero desde un punto de visto estético, impresionaba a la luz del día por sus dimensiones, ya que la decoración brillaba por su ausencia.Puntualidad británica

El festival comenzó con británica puntualidad a las 17.30 de la tarde con la actuación del cuarteto catalán trash metal Legion. En ese momento habría en el estadio en torno a 10.000 personas, que eran casi el doble cuando el grupo concluyó su actuación media hora después. En este lapso de tiempo, Legion ofreció un repaso a las piezas más sígnificativas de sus dos elepés, entre las que destacó su éxito Mil¡ KK. Haciendo una versión en clave metálica de We will rock you, Legion concluyó una actuación típica de telonero: ni se les vio ni se les oyó.

Tras media, hora de espera, el grupo norteamericano Tesla, sustituto de Queensryche en el cartel, comenzó una actuación que duró cerca de una hora. A las 20.15 saltó al escenario la banda Metallica, ya con luz artificial, las tres pantallas de vídeo en acción y algún que otro despliegue pirotécnico.

Veinte minutos después Metallica ponía fin a su actuación y hubo que esperar casi una hora, hasta las 22.20, para que irrumpieran los reyes de la dura noche roquera: los ya casi míticos AC / DC, cuya aparición y primer tema -Thunderstruck- desataron una apoteosis ininterrumpida en el público. Una euforia que alcanzó uno de sus clímax cuando empezó a tañir la campana de dos toneladas especialmente desplazada, al estadio para acompañar la interpretación de otro de los éxitos musicales del grupo: Hell Bells.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de septiembre de 1991.