Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SENTENCIA DEL 'CASO AMEDO'

El defensor dice que se ha vulnerado la presunción de inocencia

Los GAL no constituyeron un grupo paralelo de poder inserto en los aparatos del Estado, según la sentencia del tribunal de la Audiencia Nacional que juzgó a los policías José Amedo y Michel Domínguez. El fallo indica que no ha sido posible determinar la estructura interna, ni la escala jerárquica de los GAL, ni sus fuentes de financiación, con lo que queda en la oscuridad la X del juez Garzón: quiénes fueron los jefes superiores de los dos agentes en esta trama. El tribunal da por probado que Amedo y Domínguez fueron autores por inducción de los atentados a los bares Batzoki y La Consolation, con un resultado de seis heridos, hechos que el fallo tipifica como seis asesinatos frustrados.

Gonzalo Casado, abogado defensor de los policías José Amedo y Michel Domínguez expresó su respecto hacia el tribunal, aunque consideró que ha vulnerado "de manera clara y rotunda el principio de presunción de inocencia".El abogado, constituido en improvisado portavoz de los condenados, dijo que la sentencia no había sorprendido a Amedo y Domínguez, por cuanto Ya la conocían por el avance publicado por EL PAÍS. "Creo que han dado un ejemplo de gallardía al asumir con serenidad la lectura de la sentencia", añadió.

Para Casado, los hechos declarados probados por el tribunal "han hecho caso omiso de toda la actividad probatoria desarrollada durante, las 26 jornadas del juicio". En su opinión, la sentencia "se ha basado únicamente en las diligencias sumariales, las pesquisas policiales y las comisiones rogatorias".

El defensor insistió en que interpondrá recurso de casación ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo en el que alegará indefensión por vulneración del derecho de la tutela judicial efectiva y del priricipio de presunción de inocencia. Gonzalo Casado asumió la defensa de los policías José Amedo y Michel Domínguez tras la renuncia del letrado Jorge Argote, primer defensor de los agentes condenados y propuesto por el Ministerio del Interior. Desde el comienzo de su intervención, adoptó una línea eminentemente técnica. Su estilo ajustado a los avatares procesales y alejado de tentaciones politizadoras del caso, fue bien, recibido en el ámbito judicial pero no ha bastado para evitar a los policías las fuertescondenas impuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 1991