Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Emiliano Piedra, uno de los grandes impulsores del cine español

El productor se inició con 'Campanadas a medianoche', de Welles

El productor y distribuidor cinematográfico Emiliano Piedra murió el miércoles en Madrid, víctima de un cáncer, a la edad de 60 años. Su larga carrera en el cine tuvo entre sus más destacados trabajos la producción de Campanadas a medianoche, de Orson Welles, y algunas obras de Carlos Saura como Bodas de sangre y Carmen. Estaba casado con la actriz Emma Penella desde 1967. Poco antes de morir terminó la posproducción de una serie para televisión sobre Don Quijote de la Mancha. Su cuerpo fue enterrado ayer en el cementerio de la Almudena de Madrid.

Nacido en 1931, era madrileño por los cuatro costados y vivió buena parte de su vida en el castizo Mesón de Paredes. Aficionado al cine desde niño, cuando por circunstancias familiares debe ponerse a trabajar a los 17 años, lo hace de auxiliar administrativo en una distribuidora de películas en 16 milímetros. Este hecho y su afición determina su vida.Durante los más duros años de la posguerra su gran capacidad de trabajo le lleva a hacerse además proyeccionista y más tarde ambulante. "Unos señores", según él mismo los definió, "que iban de pueblo en pueblo con su máquina y su película dando cine". Durante los fines de semana recorre los pueblos, principalmente de Cuenca, en coche de línea, borrico o mula, proyectando películas para un público que, en muchos casos, no conoce el cine.

En una rápida sucesión de etapas, a comienzo de los cincuenta crea una sociedad para la fabricación y venta de proyectores de 16 milímetros, luego la distribuidora Brepi Films y en 1961 produce su primera película Canción de cuna, dirigida por José María Elorrieta. Asociado con Marujita Díaz y Spartaco Santoni hace Abuelita charlestón (1961), Han robado una estrella (1961), Lulú (1962) y El valle de las espadas (1962), todas dirigidas por Javier Setó. Monta la productora Internacional Film Española y enseguida se interesa por un cine de más calidad, como La boda (1963), una coproducción con Argentina dirigida por Lucas Demare, sobre una novela de Ángel María de Lera.

Su primera gran empresa como productor es Campana7 das a media noche (1965), la mejor de las películas shakesperianas del norteamericano Orson Welles. Por primera vez puede poner su gran entusiasmo y optimismo en una empresa muy arriesgada, que se termina felizmente gracias a su empuje personal. Finalizadas las 12 semanas previstas para el rodaje, todavía queda mucho que rodar al imprevisible Welles y Emiliano Piedra lucha hasta conseguir los contratos y los créditos necesarios para rodar otras ocho semanas y que Welles pueda terminarla a su gusto.

Aficiones

En 1967 se casa con la actriz Emma Penella y produce a continuación varias películas con ella de protagonista, Fortunata y Jacinta (1969), La primera entrega (1971), ambas dirigidas por Angelino Fons, y La regenta (1974), realizada por Gonzalo Suárez. Mientras sigue con la distribución, se especializa en cine de calidad, distribuye las producciones de Elías Querejeta y películas en versión original subtitulada, y construye en Madrid los cines Luna, la única de sus empresas que no llega a funcionar como quiere.Gran aficionado al flamenco, es responsable de la unión artística entre el bailarín Antonio Gades y el realizador Carlos Saura y de la existencia de la trilogía musical, integrada por Bodas de sangre (1981), Carmen (1983) y El amor brujo (1986), de gran éxito.

Ante la mala situación "del cine español, se asocia con Televisión Española para hacer una versión de seis horas de duración de Don Quijote de la Mancha (1991) y a esta empresa dedica sus últimos años de desbordante entusiasmo. Dirigida por Manuel Gutiérrez Aragón y protagonizada por Fernando Rey, como el Quijote, y Alfredo Landa, como Sancho, seguramente será, tal como están las cosas, la última gran serie de Televisión Española. Proclamada por el Festival de Valladolid serie del año, se estrenará a finales de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 1991