Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos bombas estallan en Italia contra intereses españoles

Dos artefactos explosivos causaron ayer destrozos en el consulado honorario de España en Florencia y en la oficina de una agencia de la empresa marítima española Compañía de Navegación Trasatlántica en Livorno. Según fuentes diplomáticas españolas, los daños fueron de escasa cuantía. Los atentados han sido atribuidos, en principio, a una denominada Falange Armada Italiana, que dice actuar en nombre de ETA y ha reivindicado otras acciones terroristas contra intereses españoles en Italia.En el edificio que alberga el consulado honorario de España en Florencia, situado en la Vía Lamarmora, estalló un artefacto poco después de la una de la madrugada de ayer. La deflagración abrió un boquete en el muro de entrada, en la planta baja del edificio. Los cristales de las ventanas rotos por la onda expansiva causaron heridas en la cara a una turista japonesa que pasaba en esos momentos por allí. El cónsul honorario, Gianfranco Cecchi, señaló posteriormente que en las oficinas, situadas en la cuarta planta, sólo se habían roto algunos cristales.

Algo similar ocurrió en Livorno. Los mayores daños causados por esta explosión, casi simultánea a la de Florencia, los sufrió una oficina contigua a la de la agencia que gestiona los intereses de la naviera española Compañía de Navegación Trasatlántica.

16 atentados

Con estos atentados, son ya 16 las bombas colocadas en entidades o instituciones españolas en diversas ciudades italianas, de las cuales cuatro fueron desactivadas antes de estallar. Los anteriores atentados se los ha atribuido la autodenominada Falange Armada Italiana. Se trata de una organización terrorista de la que se conocen pocos datos concretos, que se considera internacionalista y que dice trabajar al servicio de los intereses del terrorismo de ETA. En sus dos últimos comunicados telefónicos anunció que proseguiría con su campaña de agresiones.Los investigadores han resaltado que la demarcación geográfica de los atentados contra intereses españoles en Italia coincide con la del terrorismo italiano durante los años setenta y ochenta: Roma- Bolonia-Florencia-Milán.

Los objetivos de los anteriores atentados fueron la Embajada de España ante Italia, la oficina de Turismo español en Milán, los bancos Exterior de España y Bilbao-Vizcaya, las agencias de viajes Meliá y Ecuador, la compañía aérea Iberia, el colegio español de San Clemente, en Bolonia, y dos autobuses.

Al estar situados los objetivos de los terroristas en pisos altos, los daños en la mayoría de los casos afectaron a intereses no españoles, ubicados en las plantas inferiores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de agosto de 1991