Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Insumisos en desventaja

Nuestro ministro de Defensa ha anunciado que quien no haya cumplido el servicio militar o la prestación social sustitutoria estará en desventaja frente a quien esté exento de esta obligación constitucional a la hora de acceder a un puesto en la Administración.Desconozco quién habrá sido el genio al que se le ha ocurrido esta idea, pero es evidente que no sólo desconoce cuál es la realidad del problema, sino que la Constitución le suena de oídas (porque de lo contrario considera que se encuentra por encima de los simples ciudadanos obligados a respetar la suprema ley de la nación). Y es que no sólo atenta contra el derecho a la igualdad y el derecho de todos los españoles a acceder a las funciones y a los cargos públicos en el caso de los insumisos, que no es mi caso y en cuya polémica yo no entro, sino que si tú estás disfrutando de una prórroga (por estudios y con el objeto de presentarme a una oposición pública.) te encuentiras en la misma situación de desventaja y de discriminación.

Pero no sólo me van a convertir en un ciudadano de segunda clase, sino que entre los de primera se encuentran, junto a los que ya han cumplido su obligación, los exentos por razones médicas (incluídas alergias), los que han sido excedentes de cupo (por la fortuna en un sorteo) y las mujeres (sin explicar por qué los españoles obligados a cumplir con este deber son sólo los varones, cuando nadie puede negar que su uso en la Constitución en todos los casos se refiere tanto a los españoles como a las españolas).

Sólo espero que en el camino que le queda por recorrer a esta nueva le), alguien tenga el sentido común de explicarle al señor García Vargas cuál es el contenido y el alcance del artículo 23 de la Constitución.

Y es que las últimas leyes anuncladas por el Gobierno (al que voté) no están teniendo el respaldo de gran parte de los ciudadanos. ¿Tan lejos está el poder?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de agosto de 1991