Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El congreso sandinista termina con promesas de futura democratización

La transición del verticalismo a la democracia es peligrosa y debe hacerse gradualmente. Así pareció justificar Daniel Ortega Saavedra, ahora secretario general del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el haber elegido a la nueva cúpula directiva antes de, y no durante, el primer congreso del partido.

Después de catalogar la experiencia como "un tanto traumática", Ortega, que suscribió el compromiso de trabajar por un "proyecto nacional" al clausurar el congreso en la noche del domingo, también prometió que en el futuro las autoridades partidarias serían elegidas más democráticamente.Daniel Ortega hizo dos promesas. Primero, que dentro de cuatro años, en el próximo congreso, se introducirá el voto secreto, individual y directo para elegir la dirección nacional. Segundo, se permitirá que por lo menos una mujer acceda a la dirección.

Ambos fueron temas muy debatidos antes del congreso, y sobre ellos se llegó a acuerdos que muchos calificaron de "antidemocráticos". En el caso de los miembros de la dirección nacional, la prioridad fue mantener el statu quo e integrar "formalmente" al ex vicepresidente Sergio Ramírez y al ex secretario de ese organismo, René Núñez. "No queríamos correr muchos riesgos en la conducción política ahora que estamos enrumbándonos hacia la democracia", aclaró el dirigente.

El general Humberto Ortega, actual ministro de Defensa, recordó en su discurso que éstos eran tiempos nuevos en que todos los dogmas y principios debían ser replanteados. Ya no se puede, por ejemplo, hablar de una dictadura del proletariado, dijo. El ministro explicó que declinaba ser miembro de la dirección nacional por tener ahora tareas "de otra índole" que le obligaban a abandonar cargos del partido. El general recalcó la importancia de la unidad nacional y reafirmó su lealtad y la del Ejército al Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de julio de 1991