La Policía Municipal cierra 54 puestos de venta con licencia en la plaza de Castilla

La Policía Municipal cierra 54 puestos de venta con licencia en la plaza de Castilla. La Policía Municipal impidió ayer que los 54 vendedores establecidos desde hace 15 años en la plaza de Castilla montasen sus puestos. Estos comerciantes, que cuentan con los permisos para ejercer su actividad, se concentraron ayer en la plaza para reivindicar "un sitio para vender". El pasado 18 de julio, el concejal de la Junta de Chamartín, Miguel Cantos, comunicó verbalmente a los representantes de los vendedores que desde el lunes 22 no podrían volver a comerciar en esta plaza."De 1981 a 1989, el Ayuntamiento dio licencias a todos, pero en abril de 1990 dejaron de cobrarnos el permiso y nos dijeron que podíamos vender mientras no estorbásemos en las obras de la plaza", asegura Driss Laamarti, un marroquí veterano en la zona. "Sólo defendemos nuestro puesto de trabajo, aquí o en otro barrio", añadió otro vendedor.

El líder kurdo Barzani trata de mantener abierto el diálogo con Bagdad

El líder kurdo Barzani trata de mantener abierto el diálogo con Bagdad. El líder kurdo Masud Barzani se entrevistó anteanoche con el primer ministro iraquí, Saadún Hamadi, para mantener abiertos los canales de negociación, a pesar de los incidentes sangrientos de la semana pasada. Mientras tanto, las informaciones periodísticas que llegan de Suleimaniya, el feudo del nacionalismo kurdo, se hacen eco del repliegue del Ejército iraquí fuera de la ciudad, patrullada ahora por los peshmergas."Después de los enfrentamientos, el Ejército iraquí se mantiene en el exterior de la ciudad para protegerla y entrenarse, y los peshmergas se ocupan de la seguridad dentro de ella", declaró a un grupo de periodistas occidentales el gobernador de la provincia de Suleimaniya, Mohamed Nayímudín Naquichbandi. Los informadores que viajaron a esa ciudad del norte de Irak, a 450 kilómetros de Bagdad, sólo fueron autorizados a permanecer en ella por espacio de una hora.