Colombia estrena hoy una Constitución que cambia la vida política del país

Colombia tiene ya una nueva Constitución. Hoy, en un acto solemne que se realizará en el Congreso, el presidente César Gaviria promulgará esta Carta Magna que introduce cambios radicales en el campo político, destinados a transformar la vida del país.

La Asamblea Nacional Constituyente trabajó incansablemente durante cinco meses. La idea era reformar la vieja Carta Magna; el resultado fue la redacción de una nueva Constitución, llamada del revolcón por las transformaciones que implica, en la que se fortaleció -como era la aspiración de los colombianos- la democracia participativa. Se crearon nuevos canales de expresión ciudadana: consulta popular, referéndum y la iniciativa legislativa.Se dictaron normas para fortalecer la justicia y se creó la figura del vicepresidente, del fiscal general de la nación y del defensor del pueblo. Por primera vez se consagraron los derechos humanos y se estableció un régimen claro para la oposición. La nueva Carta eliminó la extradición, que tanto dolor y tantas muertes dejó en Colombia.

Por su parte, en reacción a esta decisión, el grupo clandestino de los Extraditables, brazo armado del cartel de narcotráfico de Medellín, anunció ayer la decisión de disolverse desmovilizando su aparato paramilitar a partir de mañana. En su comunicado, el grupo acusa a tres policías de proteger al cartel contrario de Cali. Les acusan también de "haber participado en el asesinato de varios candidatos presidenciales". Según los Extraditables, se trata de Miguel Maza Márquez, Antonio Gómez Padilla y Oscar Pelaez.

Los grandes vacíos

La nueva ley fundamental estableció que los efectos civiles de todos los matrimonios, entre ellos los católicos, serán manejados por la ley civil.Los grandes vacíos de la Constitución se dan en el campo social y económico. No se hicieron modificaciones al régimen de propiedad y las relaciones de producción no se alteraron. A un día de proclamarse la nueva Constitución, los tres delegados indígenas eran los más decepcionados. El respeto a sus territorios, aprobado en primera vuelta, fue derrotado en la segunda votación.

Los cambios más drásticos se dieron en el Congreso. Se modificó tanto su composición como sus funciones, dándole más poder que nunca. Son tan grandes los cambios que, tras un acuerdo político, la Asamblea Constituyente decidió la disolución del actual Congreso. Habrá elecciones para parlamentarias y de gobernadores el próximo 27 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de julio de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50