Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mallorca quiere invitar al rey de Marruecos a la final de la Copa

El Mallorca ha decidido cursar una invitación oficial al Rey Hassan II de Marruecos y a varios ministros de su gabinete, para que asistan el sábado a la final de la Copa del Rey de fútbol que disputarán el equipo balear y el Atlético de Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, según anunció ayer el secretario de la directiva balear, José María Lafuente Batlle.El ministro de Deportes del Gobierno marroquí, Abdellatif Essmalali, llamó por teléfono el pasado domingo por la noche al portero del Mallorca Ezaki Badou, para felicitarle por la disputa de la final. En el equipo balear militan dos jugadores marroquíes: Ezaki y el delantero Hassan Nadir, ambos procedentes del Wac de Casablanca.

El secretario de la directiva del Mallorca aclaró ayer que la invitación se tramitará por conductos oficiales y a través del Gobierno español". "La iniciativa", añadió Lafuente Batlle, "debe ser refrendada por las autoridades españolas. En ningún caso el Mallorca intenta provocar un incidente diplomático al formular una invitación al Rey de Marruecos".

Las peñas del Mallorca, por otro lado, señalaron ayer que unos 5.000 aficionados acompañarán al equipo en la final de la Copa del Rey. El club puso a ayer a la venta una parte de las 9.500 localidades que pidió a la Federación. Los aficionados del Mallorca quizás no tengan probiemas para conseguir una entrada, pero sí para obtener plazas en los aviones y barcos al coincidir el partido con una huelga en la naviera pública Transmediterránea.

Previsiones desbordadas

El Atlético de Madrid inició ayer en las taquillas del Vicente Calderón la venta de su lote de entradas, 23.600, según informa José Miguélez. Las previsiones fueron desbordadas y ante la masiva afluencia de público los responsables del club se vieron obligados a requerir la presencia de la policía para poner orden y evitar incidentes.

En un principio se abrieron dos taquillas, pero ante la gran presencia de aficionados, que formaron grandes colas desde primera hora de la mañana, el club se vio obligado a habilitar otras cuatro más. El club madrileño ha solicitado a la Federación más entradas, especialmente de asiento.

Ayer se vendió cerca del 80% de las localidades de asiento que le correspondieron al Atlético y hoy se espera que se agote el resto.

La recaudación, que se espera supere los 200 millones de pesetas por todos los conceptos, será repartida, una vez deducidos los gastos, entre la Federación, el Atlético y el Mallorca, en un 30%, cada uno, y el Madrid, que como propietario del terreno, tiene derecho a un 10%.

El árbitro salmantino Joaquín Ramos Marcos, uno de los siete colegiados internacionales de España, ha sido designado para dirigir esta final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 1991