Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Doce alcanzan un compromiso para armonizar el IVA en la Comunidad

El Reino Unido continúa rechazando una directiva sobre la reforma del IVA, lo cual hace imposible que España pueda introducir la tasa superreducida. "Sin directiva no hay posibilidad de crear una nueva categoría de IVA, y sin ese tipo bajo no podemos aceptar subir la tasa normal del 12% al 15%", manifestó ayer en Luxemburgo Antonio Zabalza, secretario de Estado de Hacienda.

Los Doce disimularon ayer el fiasco del fisco con un compromiso político, que a nada obliga, dejando aplazada para dentro de unos meses, cuando esté redactado el nuevo texto de directiva, la decisión final del Reino Unido. Los Doce sí estuvieron de acuerdo en el nuevo esquema del IVA -15% de tipo normal, 5% el reducido y 1% el superreducido-, pero el Reino Unido aún no acepta que ese acuerdo deba plasmarse: en una directiva.En medio de la confusión, Francia se descolgó ante el Consejo de Economía y Finanzas de la CE con una oposición al paquete global de acuerdo. Después de una suspensión decretada por la presidencia luxemburguesa, los ministros decidieron continuar la discusión. Sin embargo, el difícil acuerdo tendrá que esperar como mínimo hasta octubre.

El rechazo a la directiva convierte a los demás países de la. CE en rehenes del Reino Unido, igual que ocurre con la dimensión social, la unión política y la seguridad europea, la libre circulación de personas y, en gran media, con el proyecto de moneda única. Un portavoz británico declaró: "No aceptaremos la directiva mientras no se produzca un cambio de política en el Gobierno". La razón de la negativa es no conceder soberanía fiscal a la CE.

Un acuerdo voluntario en la práctica es inaceptable para España, porque le permite subir el IVA del 12% al 15%, pero no aplicar tipos superreducidos a los productos de primera necesidad.

Durante la comida se volvieron a manifestar las diferencias entre los Doce en el caso de impuestos especiales (el gravamen extra sobre el litro de vino va de cero pesetas en España y otros cuatro países a 390 pesetas en Dinamarca) y la oposición británica a la directiva de IVA. Sin unanimidad, la reforma es imposible.Los especiales

La abolición de fronteras fiscales es uno de los objetivos asumidos por los Doce para la creación del mercado único el 1 de enero de 1993. En esa fecha desaparacerán los controles en frontera para garantizar el principio de libre circulación de mercancías y servicios. Sin embargo, se mantendrán las diferencias nacionales de IVA, así como las de impuestos especiales (accisas), que añaden una sobretasa a los productos petrolíferos, tabaco y bebidas alcohólicas.

Desde el punto de vista fiscal, el mercado único sólo funcionará cuando un particular, en su calidad de consumidor final, viaje al país de origen del producto. Podrá así beneficiarse en sus compras de un impuesto más barato en otro país de la CE, pero los automóviles constituyen una excepción, de forma que el IVA correspondiente será pagado en el país de matriculación. Las compras entre empresas de Estados diferentes pagarán el IVA en el país de destino.

España y Luxemburgo son los únicos países obligados a elevar el IVA que aplican a la mayoría de los productos del 12% al 15%. Esta minirreforma del impuesto sobre el valor añadido normal implicará la desaparición del recargo de lujo que en España se aplica a los vehículos para particulares, las joyas y pieles.

Estos productos bajarán automáticamente del 33% al 15%, pero en el caso de los automóviles -un filón de ingresos para Hacienda-, la rebaja quedará recortada en su mayor parte por la aplicación paralela de una tasa de matriculación.

La compensación para España y Luxemburgo viene dada por la posibilidad de crear un tipo superreducido de entre el 0,5% y el 4,5% para 20 categorías básicas de productos, que ahora soportan el tipo reducido. En España el tipo reducido del IVA es actualmente del 6%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 1991

Más información

  • España mantendrá el actual sistema hasta la firma de la directiva