Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVO GOLPE TERRORISTA

La policía cree que ETA tiene un 'comando' fijo en Madrid

El atentado perpetrado contra la comisaría del distrito de San Blas lleva el sello de ETA", según indicaron fuentes cercanas a la investigación. Los mismos medios opinan que la acción de ayer fue realizada por un grupo establecido en Madrid siguiendo órdenes de los jefes de la organización, no por el llamado comando itinerante.

"Está claro que son los hijos de puta de ETA", señalaba un vecino, mientras otros asentían a su lado y añadían su particular opinión: "Los que dicen que defienden al pueblo vienen aquí a quitarnos lo único que tenemos, que es nuestra casa"; "Lo que hay que hacer es poner la pena de muerte para esta gentuza".

Tras el atentado, la Brigada de Seguridad Ciudadana estableció la denominada operación Jaula, consistente en controles móviles encaminados a impedir la huida de los terroristas. El dispositivo fue levantado sobre las 10.30 de la mañana, sin obtener resultados positivos.

Fuentes policiales indican que es posible que el comando que realizó la acción terrorista disponga en Madrid de una sólida infraestructura compuesta por varios pisos francos y algún garaje en el que preparar sus bombas.

'Kamikaze'

Expertos antiterroristas creen que el atentado de ayer fue cometido mediante el kamikaze (un coche-bomba dirigido por un sistema de radio). Los planos de un ingenio de este tipo fueron descubiertos en 1987 en un piso franco alquilado por ETA en la avenida Olímpica, de Móstoles (Madrid).Los medios informantes opinan que éste fue el procedimiento usado en esta ocasión teniendo en cuenta que en la zona próxima a la comisaría de San Blas no hay suficiente pendiente como para permitir que el cochebomba pudiera deslizarse contra la comisaría solamente por efecto de la inercia. El sistema recuerda en parte al utilizado el pasado 29 de mayo contra el cuartel de la Guardia Civil de Vic (Barcelona), donde murieron nueve personas.

Parte del edificio policial va a ser derribado, debido a los graves daños causados en su estructura por la onda expansiva. Mientras tanto, las denuncias de los ciudadanos serán tramitadas por las comisarías de Ventas y Estrella. Muchos pisos de las fincas situadas a 300 metros a la redonda sufrieron los efectos de la explosión: tabiques agrietados, cristales hechos añicos, persianas reventadas, etcétera.

Carlos López Collado, cuarto teniente de alcalde, acudió al lugar de los hechos y expresó a los vecinos su opinión de que el Ayuntamiento reclamará del Gobierno nacional y autonómico ayuda para los vecinos.

La galería comercial San Blas fue uno de los edificios más afectados por la explosión. Sin embargo, afortunadamente no había nadie dentro de él, ni siquiera el vigilante jurado que durante los días laborables se queda custodiándolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 1991