Los Reyes estrenan yate el próximo verano

El nuevo yate de la Familia Real española, que se construye en los talleres de la empresa asturiana Mecanizaciones y Fabricaciones SA (Mefasa), será botado el próximo mes de junio en aguas de la ría de Avilés en un acto al que está prevista la asistencia de los Reyes. El barco, cuyo presupuesto ronda los 1.200 millones de pesetas, recibirá el nombre de Fortuna, el mismo de la embarcación que hasta ahora ha venido utilizando la Familia Real.

El nuevo yate tiene 26,9 metros de eslora y 6,8 metros de manga, y está equipado con dos motores de 9.000 caballos de potencia cada uno construidos en aluminio, el mismo material Lisado en la construcción del casco. El barco, que podrá desarrollar 35 nudos por hora, está dotado con equipos de alta tecnología, sistemas de navegación por satélite y de propulsión por hidrojet y con materiales de aislamiento acústico. Con todo ello se ha buscado dotar al barco de la potencia y manejabilidad necesarias así como garantizar las condiciones de confort.El diseño de la embarcación es obra del británico Don Shead, autor también del diseño del actual Fortuna, que le fue regalado a la Familia Real española por el rey Fahd de Arabia Saudí. La decoración interior ha sido confiada a una diseñadora alemana, aunque los Reyes, que han visitado varias veces la factoría de Mefasa para supervisar los trabajos de construcción, han sugerido algunas modificaciones. El buque dispone, entre otras dependencias, de un salón de 30 metros cuadrados, cuatro habitaciones y una cocina.

El Patrimonio del Estado, propietario del yate, adjudicó la construcción del mismo en julio de 1989 a la empresa asturiana Mefasa, que ya había sido encargada hace varios años de la remodelación del actual Fortuna. Mefasa, especializada en la fabricación de bienes de equipo y en construción naval, está participada en un 50% por Asturiana de Zinc (AZSA), filial a su vez del Banesto. Mefasa ha construido con anteriorídad el yate Kiola, propiedad del multimillonario norteamericano John Kilroy; el Fortuna II, de Tabacalera, y los yates de tipo Bribón, entre otras embarcaciones.

El presidente de Mefasa y de AZSA, Francisco Javier Sitges, es un apasionado de los deportes del mar y forma parte del círculo de amistades de don Juan Carlos. En la selección de la empresa constructora, el Patrimonio del Estado contó con el asesoramiento de técnicos de la Empresa Nacional Bazán, que han supervisado la construcción del nuevo yate.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS