Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrida de Cayetano Muñoz no pasa el reconocimiento veterinario

Tres toros fueron rechazados y las astas de otro serán analizadas

E.M Tres de los seis toros de Cayetano Muñoz que se iban a lidiar esta tarde fueron rechazados en el reconocimiento veterinario de ayer por sus pobres cabezas, y faltas de trapío y peso. Uno de ellos no superó los 440 kilos, cuando el mínimo establecido por el Reglamento para las plazas de primera. categoría son 460 kilos.

Otro quedo pendiente del reconocimiento contradictorio que solicitó la empresa y se hará esta mañana, aunque los veterinarios no están dispuestos a que pase, también por su escaso trapío. Las astas de uno de los dos aprobados serán enviadas a analizar después de la corrida por sospechosas de manipulación fraudulenta, condición que pusieron los veterinarios para que superase el reconocimiento de ayer.

Esta mañana traerán más toros de esta divisa, aunque el ganadero ya ha advertido que se reserva el derecho de llevarse la corrida entera si siguen los problemas en el reconocimiento. Fuentes veterinarias señalaron ayer que confían en que la seriedad que ha demostrado últimamente en el palco el presidente Luis Espada les sirva de apoyo.

La terna anunciada la componen José Ortega Cano, que se despide hoy del abono con la única intención de convertirse en el triunfador del mismo, Roberto Domínguez y Rafi Camino, que torean la primera de las dos tardes que tienen contratadas.

"Vengo a reventar la feria, aunque mi amigo César Rincón me lo ha puesto muy difícil, lo cual me estimula más". Con esas palabras define su ambición por ese triunfo con salida por la puerta grande el diestro de Cartagena, que añade que se alegra de competir indirectamente con el colombiano porque él fue quien lo descubrió en América y le animó a venir a España, ya que le vió condiciones para ser figura también aquí.

Ortega Cano dice que ya no le queda más remedio que dejarse de tonterías con la espada para cortar en una tarde cuatro orejas e igualar las que ha cortado el colombiano. "La verdad es que en el momento mágico y extraordinario en que me encuentro", expone, "sólo me puede frenarun percance; el resto me sale todo bien, hasta los triunfos de mis amigos". Indica finalmente que en cualquier caso este año va a ser histórico: "Está triunfando el toreo puro, clásico y de calidad, en detrimento del de cantidad, que mandó durante los últimos años".

Su divisa favorita

Roberto Domínguez se muestra satisfecho de iniciar su feria con toros de Cayetano Muñoz, una de sus divisas favoritas, Y con la que señala que estuvo a punto de triunfar en 1991: "Fue el día en que pude cortar dos orejas, pero no acerté con la espada, y entonces el público se olvidó".

Al comentarle que parece flojo el balance de sus comparecencias durante 1990 en Las Ventas, seis tardes y sólo una vuelta al ruedo, responde: -Ocurren dos cosas, que me harté a lidiar sobreros, en lugar de los toros anunciados, hasta el punto de que me llamaban el rey del sobrero, y que el público estuvo un poco intransigente conmigo". Presume de que en 1990 toreó entre las campañas americana y española un total de 132 corridas, "lo que constituye una nueva marca mundial".

También Rafi Camino, 22 años, se muestra muy contento de actuar con toros de Cayetano Muñoz: "Porque es una de las divisas triunfadoras de las últimas temporadas y las posibilidades de éxito con sus toros aumentan. Aunque yo no la pedí".

Rafi Camino afirma que el año pasado, cuando debutó en la feria como matador de toros, le sirvió como experiencia para romper el hielo con la afición venteña, a la que ya conocía por los muchos festejos que ha presenciado desde los tendidos.

"Noté el cariño que me profesan desde mis tiempos de novillero", comenta,"y llegué a apuntar algunas cosas que se aplaudieron y jalearon, pero no disparé, lo que sí estoy en condiciones de hacer esta temporada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 1991