Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CONCENTRACIÓN DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

El Banco Central absorberá al Hispano Americano y se convertirá en el mayor banco privado del país

El acuerdo de fusión del Banco Central y el Hispano Americano creará una de las tres mayores entidades financieras del país, con un poderoso grupo industrial, lo que representa un nuevo impulso en el proceso de concentración de la banca española. Esta operación, estimulada en buena medida por el reciente acuerdo de fusión de la banca pública, ha elevado la tensión en los medios financieros, que no descartan que en los próximos días se produzca una nueva operación. La fusión ha sido muy bien recibida por las autoridades económicas.

EL PAÍS, El Banco Central y el Banco Hispano Americano han acordado fusionarse en una sola entidad que se llamará Banco Central Hispanoamericano y que se colocará a la cabeza de la banca española, rivalizando por el primer puesto con el Banco Bilbao Vizcaya (BBV), y la futura Corporación Bancaria de España (CBE). La operación se efectuará por absorción del Hispano por parte del Central de manera que los accionistas del Hispano recibirán cinco acciones del Central por seis del Hispano.

Para ello el Central realizará una ampliación de capital de 78 millones de acciones de 500 pesetas. El capital del nuevo banco será de 88.500 millones.

Amusátegui, coordinador

La fusión de los dos bancos aflorará unas plusvalías entre 250.000 y 260.000 millones de pesetas, según expresó ayer el presidente del Banco Central, Alfonso Escámez, durante la conferencia de prensa en la que se presentó el acuerdo. Ello supone unas exenciones fiscales de unos 90.000 millones de pesetas.

Alfonso Escámez, será el presidente de la nueva entidad, como mínimo hasta ' la junta del banco de 1992 y como máximo hasta diciembre de ese año. Le sucederá el presidente del Hispano Americano, José María Amusátegui, quien dirigirá y coordinará todo el proceso de fusión y será presidente solidario durante el mandato de Escámez. Además, durante este periodo ejercerá la dirección ejecutiva de la entidad y ostentará la presidencia de los comités del consejo de administración. Escámez explicó su retirada: "yo, por edad, aunque tenga las facultades que tenga, tengo que retirarme".

Para equilibrar los órganos de dirección, el consejo del Hispano elevará de 16 a 22 el número de sus miembros, que es el número de consejeros del Central.

Los propios presidentes han conducido las negociaciones de la fusión con la participación directa de Santiago Foncillas, consejero del Hispano. Según comentaron fuentes de las entidades, dichas negociaciones se han realizado, "de manera muy intensa" a lo largo de la semana pasada. Amusátegui, de cualquier forma, apuntó que "la fusión venía muy madura por la complementariedad que tienen los dos bancos". El presidente del Central, asimismo, recalcó que "no hemos recibido presiones ni ha intervenido nadie en la fusión", en referencia a la Administración.

Aunque Escámez aseguró que "se comunicó oficialmente a la Administración hoy [por ayer]", la decisión fue adelantada el lunes al gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, que se encontraba en Basilea. Rubio expresó su satisfacción por la iniciativa y les exhortó a llevarla a buen fin. Escámez y Amusátegui se entrevistaron ayer con Mariano Rubio y Luis Carlos Croissier, presidente de la Comisión del Mercado de Valores.

El presidente del BBV, Emilio Ybarra, manifestó tambien su satisfacción al señalar que "le resulta muy grato comprobar que el camino abierto hace ya tres años por la fusión del Banco de Bilbao y Banco de Vizcaya es seguido ahora tanto por el sector público y privado". Mario Conde, presidente de Banesto, que se encuentra en Argentina, no quiso hacer declaraciones después de mostrarse sorprendido; mientras Francisco Luzón, presidente del Banco Exterior, dijo que "experimenta un nuevo avance para la competitividad del sistema financiero español.

Interés del Santander

Los tanteos entre ambos bancos, iniciados tan solo hace unas semanas, recibieron un fuerte impulso a principios de mayo al trascender el proyecto de fusión de la banca pública y aumentar el interés de otras entidades por el Central y, el Hispano.

En este sentido, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, habría dirigido una carta hace unos días a Alfonso Escámez, para advertirle de que efectuaría de forma amistosa la compra de un importante paquete de acciones del Central. Luis Blázquez, consejero director general del Central, negó, sin embargo, la existencia, de dicha carta. Por parte del Santander, esta información no ha podido ser confirmada por encontrarse ayer Emilio Botín de viaje hacia Nueva Jersey (EE UU), para asistir a la junta general del First Fidelity y ratificar la compra de un paquete del 13%, por parte del Santander.

La atención se centra ahora en el Santander y Banesto.

Por otra parte, fuentes del Hispano manifestaron que el posible interés del Santander por su banco no estaba muy fundado y que el mencionado banco no se había dirigido a ellos "ni amistosa ni hostilmente".

El Banco Central Hispano americano contara con unos activos totales de 8,8 billones de pesetas que la sitúa por encima del BBV, pero por debajo de los agregados de la Corporación Bancaria de España. Los recursos de clientes ascienden a 5,8 billones de pesetas, mientras que los recursos propios son de 490.381 millones. El grupo tendrá una plantilla de 40.291 personas, de las que 36.000 corresponden los dos bancos matrices. El beneficio neto ascendió en 1990 a 83.700 millones.

A diferencia de las fusiones anteriores, en esta no se garantizan los empleos. Escámez y Amusátegui dijeron que se procurará dar cabida a todos los empleos actuales". UGT y CC OO expresaron ayer su temor de que la fusión tenga un impacto negativo sobre los trabajadores. UGT de banca teme que se cierren 1.000 oficinas de las 4.612 y despidan hasta 10.000 trabaja dores. Antonio Gutiérrez dijo que ped1 ría una reunión con los banqueros, y Nicolás Redondo que una mayor dimensión no implica más eficacia.

Carencias históricas

La dimensión del nuevo banco, sin embargo, no resuelve por sí sola los problemas de fondo de ambas entidades. En los medios financieros, la imagen del Central es la de un banco chapado a la antigua, con unos recursos propios muy ajustados debido a los saneamientos que se ha visto forzado a efectuar y con una gran incertidumbre sobre su futuro por la falta de un sucesor a Alfonso Escámez, que con 76 años, pilota el banco desde 1975 con un estilo muy personalista.

La opinión sobre el Hispano no es mucho mejor. Desde 1984, en que no pudo pagar dividendo, el banco ha tenido que concentrar la mayor parte de recursos a su saneamiento. Aunque prácticamente ya ha resuelto todos sus problemas de solvencia, su mayor obstáculo es la falta de definición. No es un banco grande ni pequeño, ni industrial, ni comercial y su mayor activo es haberse dotado de destacados profesionales en ciertas áreas de gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de mayo de 1991

Más información

  • Las exenciones fiscales que se solicitarán ascienden a 90.000 millones de pesetas