Un católico crítico con el sistema imperial de Japón, reelecto alcalde de Nagasaki

Hitoshi Motoshima, un católico crítico con el sistema imperial y que resultó gravemente herido en un atentado cometido hace más de un año por un ultraderechista, ha sido reelegido alcalde de Nagasaki, la ciudad que sufrió, junto a Hiroshima, el horror nuclear de la II Guerra Mundial. Motoshima ganó por un margen estrecho al candidato del gobernante Partido Liberal en los comicios del pasado domingo.

Motoshima, que obvtuvo mayoría en 85 alcaldías del país y en los que por vez primera una mujer resultó elegida, concentró su campana en la defensa de la libertad de expresión. El dirigente decidió presentarse como independiente, respaldado por el partido socialista, después de que los liberales le retiraran el apoyo que le habían dado en los tres mandatos anteriores a raíz de unas controvertidas manifestaciones muy críticas que hizo en 1988, poco antes de la muerte del emperador Showa (Hirohito), al que acusó de tener parte de responsabilidad en los atropellos del Ejército Japoriés en la II Guerra Mundial. El alcalde de Nagasaki, cuyo padre fue torturado durante la época del emperador Meiji por negarse a renegar de la religión católica, venció or algo más de 7.000 votos de ventaja al candidato del Partido Liberal, Masakazu Miyagawa, un antiguo vicealcalde. En enero del año pasado, cuando salía de la alcaldía, Motoshima fue tiroteado gravemente por un ultraderechista llamado Kazumi Tajiri, militante del grupo nacionalista Seikijuku, que cumple 12 años de cárcel.

Las elecciones a la alcaldía de Nagasaki habían despertado gran interés, por la figura de Motoshima y porque en la víspera de los comicios Mijaíl Gorbachov hizo una breve escala en la ciudad para visitar un cementerio soviético y realizar una oFrenda en el monumento a los caídos por la bomba atómica lanzada por Estados Unidos el 9 de agosto de 1945, seis días antes de que Hirohito anunciara la rendición de Japón y el fin de la II Guerra Mundial.

La otra novedad sobresaliente de los comicios del domingo, en los que los liberales se mantuvieron y los socialistas no consiguieron apenas éxitos, fue la elección por vez primera en la historia del país de una mujer, Harue Kitamoro, como alcalde.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50