Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POSGUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Las disensiones internas fuerzan al emir de Kuwait a encargar nuevo Gobierno

Á. E. El emir de Kuwait, jeque Yaber Ahmad al Sabaj, encargó anoche a su primo y príncipe heredero, Saad Abdalá al Sabaj, la formación de un nuevo Gobierno, tras la, dimisión en pleno del anterior, según la agencia oficial de noticias egipcia, Mena. Este trámite, habitual en la renovación del Consejo de Ministros del emirato, revela, sin embargo, en esta ocasión, las diferencias insuperables que han surgido entre sus miembros.

La decisión, que puede sorprender en un momento en que los esfuerzos de reconstrucción requieren el máximo de compenetración y unidad, fue dada a conocer por el corresponsal de Mena en Kuwait y difundida a través del servicio en lengua francesa e inglesa de la agencia, pasada la medianoche en el emirato. Las disputas surgidas entre los diferentes ministros kuwaitíes acerca de la forma en que se lleva a cabo la reconstrucción del país, hacían temer esta salida desde hace una semana.Diversas fuentes, tanto extranjeras como de la oposición han criticado la mala gestión de que han hecho gala las autoridades a su regreso al Kuwait liberado. La falta de coordinación se ha traducido en el retraso en la llegada de alimentos, su mala distribución, e incluso en casos de incompetencia reconocida. Así, el pasado jueves, el Gobierno tuvo que nombrar un comité de ministros para "asistir" al titular de la cartera de Petróleo, Rachid al Amiri, al que sus colegas achacan gran parte de la responsabilidad de los estragos que padecen.

Poco antes, en esa misma reunión, el Gabinete en pleno consideró presentar su dimisión debido a las quejas de la opinión pública contra su gestión. Sólo la intervención del primer ministro logró frenar esa medida. El jeque Saad les urgió a cambio a que trabajen con mayor ahínco. Se esperaba que el equipo hubiera podido mantenerse al menos tres o cuatro semanas más.

La repentina decisión del heredero desvela, sin embargo, que las diferencias han ido más lejos y que los responsables ministeriales se han visto desbordos por sus nuevas tareas. Hasta dónde va a permitir este cambio incorporar al Gobierno a figuras de todo el espectro político del emirato, es algo que sólo va a saberse cuando se conozca el nuevo equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 1991

Más información

  • Divergencias ante la reorganización del país