Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Croacia y eslovenia proponen una runión de presidentes de las seis repúblicas

Las autoridades croatas se preparaban ayer para la actividad diplomática entre las distintas repúblicas yugoslavas, tras un muy tenso Fin de semana en el que se especuló sobre la posibilidad de un golpe militar; en esos días, el presidente serbio, Slobodan Milosevic, decidió unilateralmente no obedecer las órdenes de la presidencia colectiva yugoslava. El presidente de Croacia, Franjo Tudjman, y de Eslovenia, Milan Kucan, propusieron para mañana en Zagreb, al margen de los órganos federales, una reunión de los presidentes de las seis repúblicas federadas "para analizar la situación política y proponer la solución a la crisis".La presidencia colectiva de Yugoslavia carece actualmente de operatividad, ya que de los ocho miembros que la integran -seis de las repúblicas y dos de las provincias autónoimas- cuatro la han abandonado. Inesperadamente, el jefe del Gabinete de Milosevic respondió afirmativamente a la inicativa croata-eslovena, pero poniendo sus condiciones. Es decir, accedió a la reunión convocada por la presidencia, también para mañana, en Belgrado.

Franjo Tudjinan declaró en la conferencia de prensa celebrada ayer en su elegante oficina de Banski Dvori, en Zagreb, que aceptaría acudir a la reunión de Be1grado siempre que estuviera seguro de que las fuerzas armadas se abstandrían de intervenir políticamente y la discusión no se centrara en esa eventual intervención.

Darko Bek1c, asesor del presidente Tudjman, afirmó que el documento militar emitido ayer representaba un paso hacia adelante pero no pudo especificar si el presidente de Croacia aceptaría llegar a la reunión en Belgrado o insistiría en su propia iniciativa diplomática.

Por otra parte, Tudjman explicó: "Nunca he prometido que Croacia desarmaría a sus policías, sólo a las tropas paramilltares". La cuestión de cuántos Policías especiales o regulares hay en Croacia y cuál es su papel despierta la curiosidad croata y sirve a los serbios para acusar al régimen de Zagreb de haber establecido a las paramilitares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 1991