Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL QUINTO GOBIERNO SOCIALISTA

Vascos y catalanes desean mejores relaciones con el nuevo Ejecutivo

Izquierda Unida (IU) y el Partido Popular (PP) consideran que el reajuste no ofrece nada nuevo, al tiempo que representantes de las formaciones políticas del País Vasco y Cataluña desean que el nuevo Ejecutivo facilite la colaboración con las autonomías. Éstas son algunas de las reacciones que suscitó ayer el cambio del Gabinete:José María Aznar, presidente del PP: "Ia remodelación no ofrece ningún elemento útil, nuevo ni interesante, sólo es el relevo de algunos nombres y no va a afectar al contenido político, donde sigue siendo necesaria una profunda renovación. Ha sido un embarazo muy largo para parir un ratoncete".

Julio Anguita, coordinador de Izquierda Unida: "El nuevo Gobierno es un avance elástico y progresivo hacia los límites del conservadurismo liberal. El anterior Gobierno de González ya estaba derechizado y este cambio visualiza esta derechización".

Míguel Boyer, ex ministro de Economía: "Lo más destacable de la configuración económica del nuevo Gobierno es su homogeneidad, factor indiscutible para el buen desarrollo de una determinada polítíca económica".

José Ramón Caso, secretario general del CDS: "El nuevo Ejecutivo será bueno en la medida en que dialogue más e integre posiciones diversas. Al ser el programa del nuevo Gabinete distinto al del CDS, no tiene por qué gustarme. Lo más urgente es la reforma de la Justicia y la Administración".

Jordi Pujol, presidente de la Generalitat: (desde México): "Nunca he hecho juicios cuando se ha instaurado un nuevo Gobierno y menos enjuiciando a las personas. La Generalitat y CiU juzgarán al nuevo Gobierno de acuerdo con lo que haga. Al Gobierno le reclamamos que dé a la Constitución y al Estatuto de Autonomía una lectura en la que se tenga en cuenta que Cataluña requiere un tratamiento especial".

Joseba Arregui, portavoz del Gobierno vasco: "Esperamos que esta remodelación acabe con la provisionalidad y de verdad haya un Gobierno. Deseo que podamos entrar en una etapa de colaboración institucional por encima de qué personas ocupen los cargos políticos".

Raimon Obiols, primer secretario del PSC: "Tras la formación del nuevo gobierno, con tres ministros catalanes, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, tiene una oportunidad histórica para mejorar sus relaciones con la Administración central".

Ejecutiva confederal de UGT: "El cambio supone fundamentalmente continuidad y, por tanto, no conlleva modificaciones en la política que se está practicando. Es evidente la acentuación de la línea conservadora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de marzo de 1991