Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serra será único vicepresidente y Solchaga controlará Economía

Felipe González utilizará las próximas 48 horas para cerrar una amplia remodelación del Gobierno, que incluye con práctica seguridad una única vicepresidencia para Narcís Serra y la permanencia en sus puestos de los principales pesos pesados del actual Gabinete. Carlos Solchaga, tras un complejo tira y afloja, dirigirá la economía española sin interferencias y con un equipo coherente con sus posiciones en los ministerios dependientes de su área. A cambio no obtiene la vicepresidencia que había buscado.

Francisco Fernández Ordóñez seguirá en Asuntos Exteriores, con plenos poderes para la ejecución de la política exterior y con acceso directo a Felipe González. Javier Solana, sin lograr tampoco una vicepresidencia, mantiene la cartera de Educación y, lo que es mas importante, un puesto en la primera fila gubernamental. José Luis Corcuera continuará en Interior. Estos cinco políticos configurarán la plana mayor del Ejecutivo renovado en una larga y complicada crisis que, por primera vez, González está realizando en solitario, sin el escudo de Alfonso Guerra.Anoche se daba por segura la salida del Gabinete de los titulares de Administraciones Públicas, Joaquín Almunia; de Agricuitura, Carlos Romero; y de Transportes y Comunicaciones, José Barrionuevo. Con su cese sólo permanecerían ininterrumpidamente en el Gobierno desde 1982 Carlos Solchaga, Javier Solana y Narcís Serra.

Se baraja, asimismo, la entrada -Relaciones con las Cortes- del secretario de Organización del PSOE, Txiki Benegas.

Es probable que la lista definitiva del Gabinete se conozca el lunes o el martes. Felipe González, que agradeció ayer a sus ministros al término del Consejo los servicios prestados, inició por la tarde las consultas formales para ultimar la crisis. El jefe de Gobierno advirtió que el cambio será amplio, no un mero retoque.

González precisó que la crisis no está completamente cerrada y que necesitaría hablar con bastante gente. Ministros y aspirantes a serio esperaban, nerviosos, anulando planes para el fin de semana, la llamada de la Moncloa.

Los casilleros del resto del Gobierno son considerados menos importantes y pueden resultar intercambiables. En este terreno aún pueden producirse sorpresas, como la asunción de las competencias de Comercio por Industria, donde podría ser confirmado Claudio Aranzadi, o el posible ascenso a un ministerio, incluso a uno de nueva creación, bajo el rótulo de Infraestructuras, de José Borrell. El nombre de Óscar Fanjul, presidente de Repsol, circulaba también para una cartera del área económica. Pedro Solbes, actual secretario de Estado de Comunidades, será posiblemente el ministro de Agricultura.

Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991

Más información

  • El nuevo Gobierno contará con una plana mayor de cinco ministros