Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serra, Solchaga, Fernández Ordóñez, Corcuera y Solana serán la plana mayor del Gobierno

El jefe del Gobierno, Felipe González, anunció ayer a sus ministros en la sesión del Consejo la apertura de la crisis del Gabinete y el inicio de una ronda de consultas para formar un nuevo equipo que se cerrará el lunes. Hasta el momento se da por segura la continuidad de Francisco Fernández Ordóñez en Exteriores, de Carlos Solchaga en Economía y Hacienda, de José Luis Corcuera en Interior y de Javier Solana en Educación, además de la presencia de Narcís Serra al frente de una vicepresidencia única. González pretende formar un Gobierno para afrontar los retos de 1993.

El quinto gobierno de Felipe González dispondrá de un equipo de ministros que despachará habitualmente con el presidente como fórmula innovadora de funcionamiento. Este equipo lo integrarán Narcís Serra, José Luis Corcuera, Francisco Fernández Ordoñez, Carlos Solchaga y Javier Solana.Asimismo ayer se daba como segura la salida del Gobierno de los ministros de Transportes y, Comunicaciones, José Barrionuevo, de Administraciones Públicas, Joaquín Almunia, y de Agricultura, Carlos Romero. Barrionuevo despachó ayer por la tarde con Felipe González, quien le comunicó su cese y le agradeció los servicios prestados sin precisarle quién seria su sucesor.

El jefe del Ejecutivo habló en primer lugar, una vez terminado el Consejo de Ministros, con el titular de Asuntos Exteriores, Fernández Ordóñez, quien aceptó seguir desempenando su actual cartera. Después recibió al titular de Trabajo, Luis Martínez Noval, al de Educación, Javier Solana, y al de Transportes y Comunicaciones, José Barrionuevo, al que comunicó su cese. Anoche se mantenían las dudas sobre la continuidad del titular de Trabajo o su regreso a Asturias como candidato a la presidencia del Principado.

Crisis en solitario

Desde algunos medios se asegura que Felipe González se encuentra agobiado al afrontar por vez primera una crisis en solitario -sin el colchón de Alfonso Guerra- y además de mayor calado que lo previsto.Desde el Ministerio de Educacíón se daba prácticamente seguro que Javier Solana continuaría al frente de este departamento. Sus colaboradores acogieron la noticia con cierto desánimo, va que pensaban que el desarrollo de la LOGSE debiera corresponder a un técnico y que Solana deben ocupar un puesto "más político". Desde algunos medios se afirmaba ayer que Javier Solana llevaría aparejada a Educación la responsabilidad de los acontecimientos de 1992, como compensación por su continuidad.

En el terreno económico las informaciones son muy cambiantes; se asegura que Carlos Solchaga tiene el compromiso de Felipe González para poder actuar con autonomía y formar su propio equipo, también, como compensación por rio alcanzar una vicepresidencia del Gobierno. En este sentido, sectores de Economía daban por seguro la creación de un Ministerio para las Infraestructuras, a cuyo frente estaría el actual secretario de Estado de Hacienda, José Borrell.

Este nuevo departamento incluiría las áreas de Transportes y Obras Públicas, con la continuidad del actual titular de Industria, Claudio Aranzadi, y el nombramiento del presidente de Repsol, Óscar Fanjul. Asimismo el actual secretario para las Comunidades Europeas, Pedro Solbes, ocuparía la cartera de Agricultura, en la que cesará Carlos Romero. Para otras fuentes, sin embargo, el equipo económico aún no estaría cerrado.

En el área política está abierta todavía lit posible creación de un Ministerio de la Presidencia. Ayer se daba por segura la continuidad de Rosa Conde, que, probablemente, seguirá siendo portavoz del Ejecutivo. En la sede del PSOE se apreciaba cierto nerviosismo en relación con Txiki Benegas. Cuando se daba por descartado el nombre del secretario de Organización del partido gobernante, resurge la posibilidad de que González cuente con Benegas como candidato a ministro de Relaciones con las Cortes.

El titular de este Ministerio Virgillo Zapatero, será proba blemente ministro de Justicia lo que no implica necesaria mente la salida de Enrique Múgica del Gobierno. Todos los ministros consultados ayer aseguraron que Felipe González se mostró "extremadamente cariñoso" en sus palabras de despedida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991

Más información

  • González prepara un Gabinete pensando en la integración europea