Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un acusador de Juan Guerra

El fiscal jefe de la Audiencia de Cádiz, Jaime Ollero, se desmarcó de las opiniones de Leopoldo Torres y Alfredo Flores -fiscal general del Estado y fiscal jefe de Sevilla, respectivamente-, cuando los tres comparecieon en marzo de 1990 en Madrid para explicar sus investigaciones sobre Juan Guerra, hermano del ex vicepresidente. Ollero aseguró, nada más regresar a Cádiz, que en su opinión sí existían indicios delictivos en la conducta del alcalde de Barbate, Serafín Núñez, y en la intermedia ción deJuan Guerra para desbloquear el proyecto turístico Puerto de la Plata.Ollero se desmarcaba así de la opinión de Torres, quien dijo entonces: "Por el momento, no existen indicios de que haya existido algún tipo delito". Jaime Ollero, que fue el primero en recibir la declaración de Juan Guerra, cumplimentó posteriormente una querella por cohecho y prevaricación contra el alcalde de Barbate, los concejales que aprobaron el protocolo del proyecto turístico, además de Juan Guerra y el promotor del proyecto, Jesús López.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1991