Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra sigue en territorio iraquí tras la liberación de Kuwait City

Tropas norteamericanas y kuwaitíes entraron ayer al asalto en Kuwait City, la capital del emirato, prácticamente abandonada por sus ocupantes iraquíes, que se retiran hacia su país, donde la coalición multinacional continúa combatiéndoles. Estados Unidos y sus principales aliados, Francia y el Reino Unido, no quieren dar a su gran enemigo la oportunidad de replegarse conservando parte de su potencial militar. El presidente norteamericano, George Bush, respondió al anuncio de Sadam de que sus tropas abandonarían Kuwait ayer mismo y por completo, con lo que, en la práctica, es una exigencia de rendición incondicional. "El último discurso de Sadam constituye un escándalo", aseguró Bush. "No se está retirando, sino que está replegando a sus fuerzas derrotadas. Trata de reclamar una victoria en medio de una derrota total. Intenta salvar los restos de su poder y control en Oriente Próximo, y fracasará". La guerra sigue con la misma intensidad, concluyó.

El Gobierno español, por boca de su ministro de Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, apoyó la actitud de Bush y dijo que no supone "continuar la guerra, sino terminar de liberar Kuwait", así como que 1a resolución 678 de la ONU faculta a la coalición para garantizar la seguridad de la región".Parece claro que nada que no sea la victoria absoluta y la rendición total enemiga basta a Estados Unidos. La Guardia Republicana iraquí, presentada como una temible fuerza de combate, no parece haber sido capaz de plantar cara a la máquina de guerra de la coalición.

La 101ª División Aerotransportada de EE UU llegó ayer hasta el Éufrates, al norte de Basora, completando, junto a la División Daguet de la Legión Extranjera francesa, una pinza que hizo asegurar al general Richard Neal: "Están atrapados". Hacia medianoche, hora española, una fuente anónima del Pentágono dijo a France Presse que una división de la Guardia Republicana había sido vencida por fuerzas de la Tercera División Blindada y de la Primera División de Infantería Mecanizada de EE UU, tras un combate librado en territorio iraquí. La cadena CBS informó, a su vez, de la captura de medio centenar de carros T-72 iraquíes.

Cerca de 30.000 iraquíes se habían rendido hasta ayer por la noche. "La única forma de evitar nuevas bajas y más derramamiento de sangre es que depongan las armas", dijo Bush.

Páginas 2 a 12 Editorial en la página 16

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1991

Más información

  • EE UU corta la retirada a la Guardia Republicana y exige la rendición incondicional de Sadam