Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Ordóñez y Ghozali trataron de limar asperezas en público

Los ministros de Asuntos Exteriores español y argelíno, Francisco Fernández Ordóñez y Sid Ahmed Ghozali, respectivamente, se esforzaron ayer por fimar asperezas en público, pero hicieron después, por separado, declaraciones divergentes sobre la respuesta que debía dar la coalición antiiraquí, de la que forma parte España, a la oferta del viernes de Sadam Husein de retirarse de Kuwait si se cumple una larga lista de condiciones.

El jefe de la diplomacia española llegó en la mañana de ayer a Argel, tercera etapa de su gira por cinco capitales magrebíes y probablemente la más difícil, dado el respaldo del Gobierno y de los partidos políticos argelinos al régimen de Irak. Además de Ghozali, el ministro español se entrevistó con el presidente Chadli Benyedid.Ghozali acogió con cordialidad a Fernández Ordóñez cogiéndole, por ejemplo, del brazo en el aeropuerto, y resaltó después ante la prensa española que ambos países tienenante el conflicto "numerosos puntos de convergencia".

"Los dos países han trabajado juntos" ante el conflicto, prosiguió Fernández Ordóñez, deseoso de sintonizar con su anfitrión, que, aseguró, "no nos ha efectuado el menor reproche por la ayuda logística" que brinda España a EE UU.

Al contrario, añadió, "ha hecho algún comentario sobre la carta [a George Bush] del presidente [Felipe González]", afirmando que "se enmarca en el papel de España". Acabó, sin embargo, reconociendo: "No estamos aquí para subrayar las diferencias".

Éstas quedaron, no obstante, puestas de manifiesto, primero, por Ghozali, que ya en el aeropuerto recordó que la coalición antiiraquí ha repetido hasta la saciedad que "bastarían unas palabras de Sadam y todo será posible".

Más tarde, el titular de Exteriores argelino fue aún más contundente: "La coalición antiiraquí debe responder positivamente", enfatizó, mientras Fernández Ordóñez opinaba, por su lado, que las condiciones puestas el jueves por Sadam Husein para aceptar retirarse del emirato "son prácticamente exigencias de vencedor" y no pueden ser tomadas en consideración.

"Tenemos que adecuar nuestra relación a una sociedad plural", comentó Fernández Ordóñez, y sus colaboradores indicaron que, con motivo de la próxima visita del presidente Felipe González a Argel, se resaltará la voluntad de firmar un acuerdo global de cooperación y buena vecindad, similar al que altos funcionarios españoles y marroquíes van a empezar a negociar.

Al margen de sus entrevistas en Argelia, Fernández Ordóñez ha confirmado su intención de aplazar unavez más la introducción del visado para los magrebíes que viajen a España, prevista para la primavera del pasado año y retrasada después hasta el 1 de marzo de 1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 1991

Más información

  • Los ministros argelino y español discrepan sobre la oferta de Sadam