Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diputados españoles acusan al ejército salvadoreño de la muerte de los jesuitas

La delegación parlamentaria española que ha investigado en El Salvador el asesinato, el 16 de noviembre de 1989, de los jesuitas españoles cree que las Fuerzas Armadas de aquel país son culpables de la matanza. La delegación aconseja que su informe sea remitido a EE UU para que incremente su presión sobre El Salvador para esclarecer los hechos.

La delegación del Congreso, compuesta por un diputado de cada grupo parlamentario y el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, el socialista Luis Fajardo, dice en su informe que "existen otros responsables intelectuales además de los actualmente inculpados". Los parlamentarios visitaron El Salvador los días 13 a 17 de noviembre del pasado año, por acuerdo de la Cámara, para informarse sobre el esclarecimiento de los hechos.La delegación afirma haber llegado "al convencimiento de que existe una clara falta de colaboración e incluso un deliberado obstruccionismo de las Fuerzas Armadas y de algunos sectores de la Administración de El Salvador, así como de la Administración norteamericana, en cuanto a la aportación de informaciones y documentación precisas para el total esclarecimiento de los hechos".

"El asesinato de los jesuitas españoles en El Salvador", añade el documento, "pone en evidencia la actuación de las Fuerzas Armadas de aquel país, habituadas a actuar con la más absoluta impunidad".

"La acción criminal encaja perfectamente en un clima favorable a ella en amplios sectores de las Fuerzas Armadas, y un cierto sentido de fidelidad de los miembros de una misma promoción (tanda) de militares llegó a convertir en muchos casos la camaradería en complicidad o encubrimiento", prosigue.

Profunda reforma

"De ahí", añade, "que si importante resulta determinar quiénes fueron los responsables directos o indirectos de la matanza, a través del proceso convenga abordar y culminar una profunda reforma de las Fuerzas Armadas". "Si bien la delegación considera muy positivo que por primera vez un oficial del Ejército salvadoreño haya sido declarado como presunto responsable de estos hechos, no obstante, debe expresar su preocupación, ya que las investigaciones no han llevado al total esclarecimiento" de las muertes."El poder judicial salvadoreño carece de las condiciones necesarias para que pueda ejercer sus funciones con verdadera independencia". Este hecho "( ... ) determina que la actuación judicial dependa exclusivamente de las Fuerzas Armadas", dice el documento.

Luis Fajardo señaló ayer que es imprescindible que se incremente la presión internacional para lograr también la democratización real del país. En este sentido, destacó el importante papel del Congreso y Senado de los EE UU al frenar las ayudas a El Salvador. Considera también necesaria "una actuación decidida y clara del Gobierno y del Alto Estado Mayor salvadoreño".

La delegación española recomienda a la Mesa del Congreso que haga llegar este informe al Senado, al Gobierno, así como a las asambleas internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1991

Más información

  • Una delegación parlamentaria denuncia obstruccionismo de EE UU