Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La posible prolongación de la guerra repercute negativamente en las bolsas y el crudo

Las declaraciones del presidente de EE UU, George Bush, descartando la victoria fulminante sobre Irak han calmado los ánimos en los mercados internacionales. Ayer, las bolsas abrieron a la baja, con volúmenes de negocio reducidos significativamente. Los especialistas temen que vuelva instalarse en el mercado internacional del crudo la psicosis del desabastecimiento.Por el momento, el mercado del petróleo se mantiene en calma, si bien, ayer mostró tendencia al incremento de precios. El brent para entrega inmediata subía a media tarde en torno a dos dólares-barril y se situaba en 19,50 dólares, mientras que el contratado para entregar en el mes de marzo alcanzaba los 19,40 dólares, con una subida de 1,2 dólares-barril.

MÁS INFORMACIÓN

Pese a la relativa calma, los mísiles de fabricación soviética Scud de Irak, alarmando desde Jerusalén a Daharan, han cortado de raíz la euforia.

De la misma forma, sin pánico, pero con cautela, las bolsas descontaron ayer a la baja la posibilidad de que la guerra vaya para largo.

Tokio perdió 456,11 puntos en el índice Nikkei (se situó en 23.352,19 yenes) en la primera sesión con pérdidas desde que se inició la contienda.

Nueva York cerró también a la baja, con una caída en el Dow Jones de 17,57 puntos. Por su parte, Madrid, en una sesión de calma y escaso negocio, perdió 3,04 puntos. En Francfort, la caída en el índice VWD fue de 0,81 puntos. París, que ganaba en la apertura el 0,9% en el índice CAC, siguió posteriormente la tendencia de suaves depreciaciones del resto. En cuanto al dólar, ayer continuó con la tendencia de retrocesos y se situó en el mercado de divisas de Madrid a 94,348 pesetas frente a las 95,387 del viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1991