GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Patriot frente a Scud

El primer derribo de un misil en guerra alienta las esperanzas de que Israel no ataque

Un misil antiaéreo Patriot disparado por EE UU destruyó en la madrugada del pasado viernes un misil Scud superficie-superficie lanzado desde Irak contra la ciudad saudí de Dahran. El Patriot volaba a 3.672 kilómetros por hora y alcanzó al Scud a unos 5.000 metros de altura, cuando éste se desplazaba a tinos 900 kilómetros por hora. Era la primera vez que se producía un hecho de esas características en una situación de guerra. Desde ese día, la eficacia de los Patriot -puesta en duda por los expertos militares, pese a ese éxito inicial- se ha convertido en la esperanza más firme para impedir los ataques contra Israel y evitar la entrada de este país en combate.

A lo largo de la jornada de ayer, los Patriot comenzaron a desplegarse por todo el territorio israelí, especialmente en los alrededores de Tel Aviv y Haifa y cerca de centros de energía, defensa y comunicaciones. El que los sistemas hayan sido trasladados desde Europa se debe a que pueden estar operativos en pocas horas con las mismas dotaciones estadounidenses. Israel ya recibió Patriot para sus fuerzas armadas a comienzos de año, pero sus soldados aún no tienen instrucción adecuada para usarlos eficazmente.Estados Unidos no ha informado de cuántos sistemas ha trasladado. Es seguro que habrá enviado al menos dos batallones (12 baterías en total). Cada batería está integrada por ocho lanzadores de misiles (con cuatro misiles por lanzador), una estación de control, un radar y un generador de energía, todo ello móvil.

El alcance del misil ronda los 50 kilómetros, por lo que una sola batería es capaz de cubrir sobradamente (con ángulos superpuestos) una línea de frente de unos 200 kilómetros. En este caso, no debe hablarse de cobertura en metros cuadrados -habitual cuando se trata de un punto susceptible de ser atacado desde todos los flancos-, ya que los ataques con misiles contra Israel sólo pueden proceder del Este.

Ese dato ya supone una gran ventaja para las defensas antiaéreas. Además, el Patriot no sólo es el primer misil que ha sido capaz de derribar a otro en situación de guerra, sino que está reconocido como el mejor sistema antimisil del mundo. Sin embargo, ni esa ventaja ni los avanzados sistemas con que están equipados garantizan una defensa frente a los Scud iraquíes, a pesar de que éstos son misiles ya muy superados.

La investigación para desarrollar el Patriot comenzó en EE UU en 1972. Dos años más tarde, se inició el programa para investigar un nuevo sistema de guiado de misiles, conocido como TVM (Track Via Missile), que es una de las claves del éxito del nuevo producto. Desde entonces, el Gobierno de EE UU invirtió miles de millones de dólares (más de 4.000 sólo entre 1984 y 1987).

El sistema Patriot funciona, en síntesis, de la siguiente forma. El radar capta un posible blanco a 90,kilómetros de distancia. Segundos después, determina si se trata o no de un enemigo. El radar mantiene enganchado al misil o avión y, cuando el objeto entra en el campo de acción del misil -menos de 50 kilómetros-, transmite a éste la información. El misil, seleccionado de acuerdo con su proximidad al objetivo, sale a una velocidad superior a tres veces la del sonido (más de 3.600 kilómetros por hora) y va al encuentro del blanco -iluminado o marcado por el radar- o lo persigue si varía su trayectoria. Una vez cerca del blanco, el Patriot estalla y su cabeza de munición de fragmentación destruye el objetivo. El radar puede, incluso, seleccionar varios blancos distintos y lanzar contra ellos varios misiles.

Un Scud iraquí se desplaza a unos 900 kilómetros por hora. Censeguir el encuentro, con decisiones previas adoptadas en fracciones de segundo, encierra una enorme dificultad.

Raytheon, fabricante del Pa1riot, asegura que el misil tiene un 80% de eficacia. Los expertos consultados no se atreven a señalar un porcentaje, pero en todo caso no apuntan ninguna cifra por encima del 50%, siempre que se trate de un solo misil contra otro misil. Lo que EE UU no precisa es cuántos Patriot disparó para derribar el Scud sobre Arabia Saudí o cuántos está dispuesto a emplear por cada misil iraquí que penetre en Israel. Cabe recordar que cada Patriot cuesta cien millones de pesetas y que el Ejército de Tierra español lo desechó en 1983 precisamente por su elevado coste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de enero de 1991.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50