Informe de CC OO sobre la inseguridad en la construcción

Comisiones Obreras de Madrid envió ayer un escrito al defensor del pueblo, Álvaro Gil-Robles, en el que denuncia la situación del sector de la construcción en la comunidad autónoma y advierte de su posible inconstitucionalidad.

Junto a la carta, la central sindical ha remitido a Gil-Robles un amplio informe sobre los accidentes ocurridos en este sector en Madrid durante 1990, cuyo balance arroja un total de 50 muertos.

La central decidió tomar esta medida en una reunión mantenida ayer por su Secretariado Regional de la Construcción, en la que analizó el primer accidente del sector en 1991, ocurrido el jueves pasado en una calle de la capital, cuando seis trabajadores de la empresa SPI, uno de los cuales falleció, realizaban labores de encofrado para Telefónica.

Comisiones Obreras ha decidido también dirigirse por escrito a la Inspección de Trabajo, el Ayuntamiento de Madrid, a Telefónica y a las empresas subcontratadas por esta compañía para manifestarles que "no se puede continuar con la desidia y desatención de la vigilancia en materia de seguridad, que tantos accidentes mortales está costando en la construcción".

Concentración

Comisiones decidió también convocar, para la segunda quincena de este mes, una concentración de trabajadores y delegados ante la sede de Telefónica, para protestar contra la inseguridad y la precarización en los puestos de trabajo, que, a su juicio, son las causas fundamentales de la mayoría de los accidentes laborales que ocurren en el sector.Por otro lado, la central acordó, tras mantener una reunión con el comité de empresa de SPI, exigir a los responsables de esta firma un control exhaustivo en todas las obras que está realizando, así como la paralización inmediata de todas aquellas que no reúnan las condiciones necesarias de seguridad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El trabajador de SPI Calixto Peinado, de 53 años, que murió en el accidente del jueves pasado, y dos compañeros suyos que quedaron semisepultados, son las tres primeras víctimas que se registran en la Comunidad de Madrid en lo que va de año.

El accidente ocurrió en la calle de Jaime el Conquistador a las 9.15, cuando una cuadrilla de la contrata, compuesta por seis operarios, realizaba labores de encofrado en una zanja de cuatro metros de profundidad para canalizar el tendido telefónico.

Según fuentes sindicales, la causa del siniestro fue la no aplicación de las normas de seguridad e higiene exigidas para esta tarea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS