Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conductores del Metro harán mañana un paro en las horas punta

Las reuniones mantenidas entre el Sindicato de Conductores del Metro de Madrid y la empresa terminaron sin acuerdo el último día del año 1990, por lo que los maquinistas mantienen las 14 jornadas de paro convocadas para el mes de enero, a la espera de que el Consorcio Regional de Transportes señale oficialmente los servicios mínimos.

Los paros están previstos entre las 6.30 y las 8.30 de la mañana y las cinco y las siete de la tarde de los días 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 de enero, por lo que coincidirán con las horas de mayor afluencia de pasajeros al Metro.

En caso de que ambas partes no consigan un acuerdo que termine con la huelga, los paros se repetirán los días 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19 del mismo mes. El Sindicato de Conductores reivindica una subida lineal de 50.000 pesetas sobre la nómina anual de 1990.

Los servicios mínimos que señalará el Consorcio Regional de Transportes tratarán de mantener en funcionamiento el 60% de los trenes habituales durante los 14 días de huelga que coincidan con las fiestas y las vacaciones en centros educativos, es decir, hasta el día 7, para quedar reducidos al 50% durante las restantes jornadas.

Problema de 1989

Fuentes de la empresa han señalado que la convocatoria de estos paros carece totalmente de sentido, "ya que el problema, que procede del año 1989, había quedado solventado con una subida que supuso la percepción por los conductores de 1.850.000 pesetas anuales, sin contar los denominados conceptos variables".Este incremento salarial fue posible gracias a un incremento salarial del 7,7% y la entrega de 48.000 pesetas a todos los trabajadores del Metro, según precisaron las mismas fuentes de la compañía.

Para tratar de evitar la huelga, la dirección del Metro ha ofrecido a los representantes de los conductores una subida lineal de 50.000 pesetas anuales, que se aplicaría durante los años 1991, 1992 y 1993, pero éstos, según representantes de la dirección, la han rechazado.

"Lo que ahora quieren, al parecer", añadieron las citadas fuentes de la compañía, "es que se les abonen las 50.000 pesetas con carácter retroactivo sobre el año 1990. Por eso el Sindicato de Conductores ha planteado la huelga, incluso sin avisar a la compañía de su disconformidad".

En la actualidad, el Sindicato de Conductores, que ha convocado la huelga en solitario, cuenta con siete miembros en el comité de empresa del Metro de Madrid, mientras que Comisiones Obreras tiene 9; UGT, 6; USO, 3, y el Sindicato Libre del Metro de Madrid, 4.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de enero de 1991