Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA asesina a un policía en Amorebieta y hiere a un inspector en San Sebastián

La organización terrorista ETA asesinó ayer a un policía en la localidad vizcaína de Amorebieta e intentó matar a otro agente en San Sebastián, aunque este último sólo sufrió heridas leves. En ambos casos, el método del atentado fue similar: una bomba en los bajos de sus automóviles. El policía de la escala básica Luis Alfredo Achurra Cianca, de 37 años, murió en el acto al estallar el explosivo. En San Sebastián, la bomba hirió al inspector Juan Manuel Sánchez Polo cuando arrancaba su turismo junto a una gasolinera con 40.000 litros de combustible.

El policía Luis Alfredo Achurra Cianca se había desplazado con su automóvil, un Peugeot TaIbot matrícula de Bilbao 7656-AC, al taller de un conocido suyo en Amorebieta para pagar una factura. Cuando se dísponía a cambiar de sitio el automóvil, que estaba mal aparcado, en la calle de San Pedro de esa localidad vizcaína, el artefacto, compuesto por dos kilos de amonal, estalló y le seccionó el cuerpo en dos.Luis Alfredo Achurra formaba parte de la unidad polivalente de policía de Basauri y llevaba destinado en ella desde agosto de 1981. La unidad polivalente se dedica a tareas de vigilancia, entre ellas las de los presos ingresados en el hospital de Basurto, según informaron fuentes oficiales. La policía sospecha que el artefacto había sido adosado al vehículo en Basauri, donde residía el agente fallecido, pero desconoce si la bomba fue accionada a distancia o si falló su dispositivo de ignición cuando el automóvil fue puesto en marcha.

En el atentado resultó herido de carácter menos grave Jaime Gómez Rabanal, de 30 anos, propietario de un bar situado en las inmediaciones del lugar del atentado. Jaime Gómez fue trasladado al hospital de Galdalkao, donde se le extrajo un pedazo de metralla que se le había quedado incrustado en el cuello.

A 15 metros de una gasolinera

El atentado de San Sebastián se produjo poco después del mediodía, en el paseo de Errondo de la capital guipuzcoana. El inspector Juan Manuel Sánchez Polo se disponía a arrancar su automóvil, un Renault 25 matriculado en Madrid, cuando se encontraba a 15 metros de una gasolinera con 40.1300 litros de combustible -20.000 de gasoil y otros tantos de gasolina-. En ese momento se accionó el artefacto explosivo.

El inspector fue trasladado por otro policía que se hallaba repostando gasolina para su vehículo en la estación de servicio a la residencia sanitaria Nuestra, Señora de Aránzazu, donde fue atendido de heridas en el glúteo y en la pierna.

El gobernador civil de Guipúzcoa, José María Gurruchaga, declaró ayer que el inspector Sánchez Polo pudo salvar su vida ya que la onda expansiva se produjo hacia la parte trasera del vehículo y no de abajo a arriba.

La zona en la que se produjo el atentado se encuentra próxima a un importante número de bloques de viviendas del barrio de Amara.

El inspector Juan Manuel Sánchez está destinado en la comisaría de San Sebastián, distante unos 200 metros del lugar en el que se encontraba aparcado su vehículo. Casado y padre de dos hijos, residía en las viviendas de Trintxerpe, en San Sebastián, contra las que ETA atentó el 3 de noviembre.

Éste es el tercer atentado que la organización terrorista comete en la capital guipuzcoana en el curso de esta semana. En la madrugada del lunes un comando colocó una bomba en el portal de un bloque de viviendas habitado por militares de la Armada. La explosión causó numerosos daños materiales, pero no víctimas mortales. El jueves, dos terroristas asesinaron a un vendedor de periódicos.

José María Gurruchaga indicó con relación a estos atentados: "Llevamos una dura racha. Tenemos en San Sebastián un grupo de asesinos muy peligrosos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 1990

Más información

  • Los terroristas colocaron sendas bombas en los vehículos de los agentes