Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La revancha de un ex aliado

Con su entrada en Yamena, Idris Deby se toma cumplida revancha de Hissène Habré, del que fue durante años fiel colaborador, hasta que cayó en desgracia y fue acusado de conspirar contra su jefe. La noche del 1 de abril de 1989, Deby huía de Yamena.Nacido en Fada en 1952 en una familia modesta, Idris Deby pertenece a la etnia zaghawa. Muy joven, Habré descubre en él su gran capacidad para las artes militares y lo llama a Yamena. A los 24 años realiza un curso en Francia, donde obtiene el título de piloto profesional en el instituto Amaury de la Grange. De vuelta a Chad, en 1982, es nombrado comandante en jefe del ejército. Es la recompensa de Habré por su destacado papel en la guerra que le permitió recuperar, el 7 de junio de 1982, Yamena y el poder.

En 1983 Deby derrota a los coroneles pro libios en el este de Chad. Sus operativos militares son ya legendarios y permiten, en 1987, la expulsión de las fuerzas libias del norte del país.

Poco después, el desconfiado Habré comienza a sospechar de su principal consejero militar, hasta que a mediados de marzo de 1989 es acusado formalmente de preparar un compló, y debe huir hacia Sudán junto a un puñado de seguidores.

Tocado con gafas de sol de montura metálica, tiene un aspecto de joven estudiante. Amigos y enemigos le reconocen una notable inteligencia y grandes dotes militares.

La mayor parte de sus combatientes son, como él, zaghawa, pero sureños de Mayo-Kebi y árabes del centro se pasaron también a sus filas, con armas y bagajes.

Desde octubre de 1989 hasta el pasado 10 de noviembre, la suerte de su enfrentamiento con Habré fue incierta. Pero, desde esta última fecha, no dejo de infligir derrota tras derrota a su enemigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990