Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas de Idriss Deby entran en la capital de Chad, abandonada por Habré

Las tropas rebeldes del comandante Idriss Deby entraron ayer por la mañana en Yamena, la capital de Chad, controlando el Gobierno del país y haciéndose cargo de la Administración, mientras el Ejército se solidarizaba unánimemente con el movimiento insurrecto. La calma en la ciudad es total, aunque en el momento en que entraron las tropas en la ciudad se escucharon algunos disparos, al tiempo que se producían pillajes de comercios. Horas antes, el presidente chadiano, Hissène Habré, había abandonado el palacio presidencial.

Habré huyó acompañado por un grupo de familiares y colaboradores íntimos, todos ellos custodiados por un destacamento de tropas leales, con la intención de refugiarse en Camerún. Intentaba evitar así Habré la guerra civil y el derramamiento de sangre, según señalaban ayer personalidades vinculadas al ex presidente.Idriss Deby, el antiguo comandante en jefe del Gobierno derrocado, héroe de la guerra contra Libia, se ha convertido en el nuevo hombre jefe de Chad. Un representante de Deby se encuentra en París negociando con el Elíseo el beneplácito de Francia y la aceptación oficial del nuevo presidente.

Pero antes de que llegara el beneplácito oficial de París Deby ha empezado ya a organizar el país. Ayer al mediodía formó su primer Gobierno, contando para ello con la colaboración de un grupo de antiguos ministros de Habré, pertenecientes todos ellos a etnias del sur. Los ministros nacidos en la zona del norte, ligados racialmente al ex presidente derrocado, han sido destituidos.

El Gobierno de Trípoli ha recibido con entusiasmo la caída de Hissène Habré, según se ha asegurado en medios diplomáticos dignos de crédito. En un momento de euforia, provocada por la noticia de la caída del ex dictador, la agencia de información oficial libia Jana llegó a dar por muerto al ex presidente, por disparos de bala, cuando intentaba llegar a la frontera del vecino país. La noticia ha sido desmentida categóricamente por refugiados que se encuentran concentrados en el norte de Camerún, junto a la frontera con Chad.

Las tropas rebeldes de Idriss Deby patrullan por las calles de la capital y se han hecho cargo de los servicios imprescindibles paria mantener la vida en la urbe. Las tropas francesas, del dispositivo, Epervier formado por cerca de (los millares de hombres, colaboran también en los trabajos de control frenando así los pillajes de los comercios y de las residencias abandonadas.

Residentes extranjeros

A pesar de la calma, los residentes extranjeros y especialmente los franceses se han concentrado en las sedes diplomáticas y en el hotel La Tchadienne, reconstruido después de los combates de 1987 y que está situado cerca del aeropuerto. Desde allí han empezado a salir los primeros refugiados hacia París o hacia otras zonas más seguras de África. Francia se, ha hecho cargo de la repatriación de los residentes pertenecientes a la Comunidad Europea.

Pero otros muchos ciudadanos, entre ellos el propio ex presidente, han optado por buscar refugio por sus propios medios. Todos ellos se encuentran concentrados en la localidad de Kousseri, a pocos kilómetros de al capital chadiana. Las noticias tranquilizadoras que llegaban de Yamena han provocado que numerosos refugiados volvieron ayer a sus domicilios. La ofensiva de Idriss Deby se inició hace cerca de 20 días, desde el este del país y, contando con el apoyo de diversos grupos de la oposición, pertrechados todos ellos con armamento libio. La ofensiva se reagudizó el pasado jueves, cuando las tropas de Deby penetraron en la tercera ciudad del país, Abeché, de más de 40.000 habitantes. Esta ofensiva provocó que Francia enviara refuerzos de tropas al Chad, pasando de 1.100 soldados a 1.800.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990

Más información

  • El jefe insurrecto forma nuevo Gobierno