Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denegada la elección de sexo a la mujer que desea engendrar una hija

La Audiencia de Barcelona ha negado la autorización solicitada por una mujer de Mataró, Esperanza Martín Cornejo, que pretendía someterse a las técnicas de selección de sexo para tener la garantía de que su próximo hijo sea una niña y no un varón. Esperanza Martín es madre de cinco varones. El auto de la Audiencia de Barcelona revoca otra resolución judicial, dictada por un juez de Mataró, que autorizaba a Esperanza Martín a someterse a las técnicas de selección de sexo para engendrar una niña.

El tribunal considera que las técnicas de reproducción asistida sólo pueden utilizarse con fines terapeúticos y niega que el caso planteado los tenga, ya que la petición se basa en el deseo de la madre de tener una hija y no en la posibilidad de transmitir enfermedades hereditarias.Asimismo, el tribunal entiende que el caso planteado por Esperanza Martín está al margen de lo establecido por la ley, ya que si se accediera a la práctica de elección de sexo se llevaría a cabo una manipulación genética. En España, la aplicación de las técnicas de selección de sexo está contemplada por la Ley de Reproducción Asistida de noviembre de 1988. El citado texto legal prevé la posibilidad de que una mujer se someta a las técnicas de selección del sexo de su futuro hijo sólo cuando existan fines terapéuticos, como las enfermedades ligadas a los cromosomas sexuales, para evitar su transmisión.

El tribunal señala que está legitimada una "actuación curativa en función de correcciones de anomalías congénitas ( ... ). Se puede actuar para mejorar su viabilidad, no para mejorar su patrimonio genético". En opinión del tribunal, la selección de sexo sin finalidad terapeútica es una maniobra que Iesiona, desconoce y conculca los principios que inspiraron la ley de noviembre de l988".

Los derechos del niño

El tribunal insiste en que el fin terapeútico es la salud del niño y no la salud o el deseo de los progenitores. "Los derechos del niño deben prevalecer sobre los derechos respecto al niño", dice. El tribunal resalta "el interés de la descendencia", al afirmar que la madre es para el hijo, no el hijo para la madre".Médicos psiquiatras realizaron un estudio de la paciente y se pronunciaron a favor de que fuera sometida a las técnicas de selección de sexo, frente a la depresión reactiva generada por la angustia de no tener una hija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 1990