Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat paraliza la construcción de las viviendas sociales del Besós

La Generalitat de Cataluña, a petición del Ayuntamiento de Sant Adrià del Besós (localidad próxima a Barcelona) y a instancias del Síndic de Greuges (homólogo catalán al Defensor del Pueblo), Frederic Rahola, ha paralizado la construcción de 196 viviendas sociales en el barrio del Besòs. Rahola se ofreció el pasado lunes como mediador en el violento conflicto que enfrentaba a los vecinos y a las fuerzas policiales desde el pasado jueves.

Un comunicado difundido ayer por el Departamento de Política Territorial y Obras Públicas, responsable de las obras de construcción de las viviendas, informa de la paralización temporal de las obras, "aunque", añade, "se mantendrá la presencia de las fuerzas de seguridad en el recinto del solar". . El Síndic de Greuges se ofreció el lunes, por la tarde como mediador entre las partes enfrentadas en el conflicto -vecinos, Ayuntamiento y Generalitat-. Los vecinos decidieron la misma noche del lunes aceptar la oferta del síndic y renunciar a la violencia. El solar donde se construyen las viviendas, que los vecinos reclaman para equipamientos, permaneció ocupado ayer por la mañana por unos 40 mossos d'esquadra (policía autonómica catalana), si bien no había trabajadores en las obras. Por la mañana no se registraron enfrentamientos y la práctica totalidad de los comercios del barrio permanecieron abiertos Aunque algunas vecinas bajaron a primera hora a barrer las entradas de las porterías, las calles permanecieron por la mañana llenas de piedras basuras, vidrios y múltiples objetos que se arrojaron durante la batalla campal.Destrozos

Asimismo, operarios de Telefónica procedieron a la reparación de algunas cabinas del barrio que habían sido destrozadas. Un portavoz vecinal recorrió las calles con un megáfono lanzando el siguiente aviso: "Los que tengan algún familiar herido en el hospital que se pasen por la asociación de vecinos".

José Martín, líder vecinal contrario a la edificación de las viviendas y presidente de la junta provisional de la Asociación de Vecinos del Besós, anunció ayer que continuarán las movilizaciones pacíficas para pedir la no construcción de las viviendas. "Decimos no a la violencia, pero también no a las viviendas", sentenció Martín. Un vecino, que participó activamente en los enfrentamientos contra los Mossos d'Esquadra, afirmaba que pasó la noche del lunes sin dormir en su casa, "porque la policía continúa con las detenciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de octubre de 1990

Más información

  • El Gobiemo catalán mantendrá la presencia policial en el barrio