Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal pide al Gobierno más firmeza ante la CE en la defensa del textil español

El Consejo Intertextil hizo ayer un llamamiento al Gobierno español para que adopte posiciones de mayor dureza en los Consejos de Ministros comunitarios a la hora de defender los intereses del sector.

Según el presidente de la patronal, Antoni Civit, la comprensión del ministro de Industria, Claudio Aranzadi, hacia las posturas de Intertextil en las negociaciones del GATT contrasta con las posiciones blandas del Gobierno a la hora de negociar esas mismas reivindicaciones.En concreto, Intertextil entiende que el Gobierno debe recurrir a la figura de la reserva y a la búsqueda de alianzas con otros países comunitarios, especialmente Italia, Francia, Portugal y Grecia. La figura de la reserva permite expresar con rotundidad la postura disconforme de un país con una medida, comunitaria, de manera que, aunque no anula los efectos de la votación, sí rompe la unanimidad e invita al resto de los miembros a replantearse el acuerdo.

Intertextil entiende que el periodo transitorio al que se someterá en los próximos años el sector a nivel mundial, para abandonar las normas proteccionistas del Acuerdo Multifibras y reintegrar el textil-confección en el Gatt, "puede ser muy positivo para la Comunidad en su conjunto, pero inútil para la industria española si no se tienen en cuenta determinadas condiciones".

Entre estas condiciones citó como prioritario el establecimiento de un reparto por países de las cuotas globales de productos que acepte la Comunidad, así como una aplicación por países de las cláusulas de salvaguardia. Por ejemplo, si la Comunidad acepta la importación anual de 100.000 pares de medias procedentes de Corea, que esos 100.000 pares a su vez sean repartidos entre todos los países de la CE en función de determinados criterios, evitando que las importaciones se concentren en un determinado Estado miembro.

Civit reconoció que ello supone en, teoría romper la doctrina comunitaria sobre el Mercado único, pero recalcó que se aplicaría sólo durante el periodo transitorio y que proteccionismos semejantes "se adoptarán también en sectores como el farmacéutico o el del automóvil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 1990