Multa a un centro geriátrico barcelonés por cobrar precios abusivos a un anciano

La Generalitat de Cataluña ha multado con 150.000 pesetas a la asociación ASCRE, propietaria de la residencia geriátrica Aguilar de Barcelona, por considerarla responsable de una infracción grave consistente en el cobro de precios abusivos a un residente, según informa Europa Press. En el expediente sancionador se Mdica que ASCRE, propietaria entre otros centros geriátricos del que está situado en el número 54 de la calle Aguilar, ha cometido una infracción grave al incumplir la normativa sobre regimen de precios.La sanción es resultado de la denuncia presentada el 14 de junio de 1989 por un anciano, a quien ASCRE se negó a liquidar la fianza que había depositado al ingresar en el centro, después de que solicitara su devolución porque tenía intención de irse. Según la normativa, en el momento del ingreso, la residencia no puede exigir como fianza una cantidad de dinero superior a lo que cuesta la estancia de 15 días.

El propietario de ASCRE, Antonio Jodar González, fue expedientado en junio del pasado año por la Generalitat debido a que en una de las residencias que regenta, la Residencia Vallvidrera, eran internados ancianos junto con enfermos mentales, éstos últimos ingresados ilegalmente. Un mes después, la Generalitat clausuró otro centro propiedad de Jodar, situado en la Gran Vía, por carecer de permisos oficiales y no reunir las condiciones minimas de habitabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50